BAQUIA

Las baterías del futuro: flexibles, baratas y biodegradables

Pese a que cada vez son más pequeñas y ligeras, las baterías de los teléfonos móviles, los reproductores digitales o las consolas portátiles ocupan una parte importante, en peso y volumen, del aparato, y son uno de los principales inconvenientes para que, por ejemplo, un teléfono móvil no pueda tener el grosor de una tarjeta de crédito y guardarse cómodamente en el bolsillo de la camisa. Sin embargo, esto puede cambiar con los nuevos modelos de batería que se avecinan.

Investigadores de Rensselaer Polytechnic Institute y el MIT
han diseñado una batería a partir de nanotubos de carbono. Su aspecto es parecida al papel, con forma de lámina flexible. Se compone en un 90% de celulosa, material utilizado para fabricar papel, impregnada con nanotubos de carbono y un líquido conductor. El carbono almacena energía, mientras que la celulosa actúa de aislante y el líquido salado actúa como un electrolito.

La batería funciona como cualquier otra, con la ventaja de que puede doblarse y adaptarse a cualquier forma o superficie, incluidos electrodomésticos. Puede funcionar en un intervalo de entre -70 y 150º de temperatura, y su fabricación es barata puesto que se compone fundamentalmente de celulosa. Además es biodegradable y muy poco contaminante.

Los resultados iniciales son muy esperanzadores, afirma Sandipan Pramanikm, uno de los científicos que han conducido el proyecto. Por el momento, se piensa destinar a aplicaciones médicas, además de a teléfonos móviles y ordenadores portátiles. Por el momento sólo se dispone de modelos piloto, y para que su uso llegue a popularizarse los científicos hablan de la necesidad de encontrar un medio de producción a gran escala.

wwww.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios