BAQUIA

Las Cámaras de Comercio, en contra de la LSSI

El bando de los que se oponen a la nueva Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI) aumenta mes a mes. Los últimos en unirse al grupo de rebeldes han sido las Cámaras de Comercio. Según ha denunciado el Consejo Superior de Cámaras de Comercio de España, la iniciativa “implica que aquellas compañías que presten servicios a través de la Red tengan que cumplir un número elevado de obligaciones administrativas y de información” que, a su juicio, deberían desempeñar “otras entidades reguladoras”.

Y pone ejemplos para apoyar su idea: las compañías que monten su negocio en Internet deben “dejar constancia en el Registro Mercantil o en aquel que tuvieran que inscribirse para adquirir la personalidad jurídica o a efectos de publicidad, del nombre de dominio o de la dirección que le identifique en Internet, en el plazo de un mes desde su obtención”.

“No parece lógico que, existiendo una entidad encargada de la gestión de los dominios .es, se traslade esta obligación, con la consiguiente sanción en caso de incumplimiento, a la mayoría de las empresas españolas”, apunta Belén Veleiro, directora del Departamento Jurídico del Consejo.

Las quejas de la institución van más lejos al señalar que la LSII “establece sanciones excesivamente elevadas a las empresas que actúan en Internet, que pueden llegar, en algunos casos, hasta los 600.000 euros”, lo que no contribuye, precisamente, a apoyar “la simplificación de la actividad cotidiana de las empresas mediante el uso generalizado de las nuevas tecnologías”.

Las quejas pasan a las recomendaciones cuando se propone la posibilidad de que las reuniones de los órganos sociales de las sociedades mercantiles “puedan celebrarse por medio de videoconferencia, o poder realizar por correo electrónico las convocatorias de esos órganos sociales”. Por eso a Veleiro no le cuadra cómo el Proyecto de Ley de Nueva Empresa “ha incluido expresamente la posibilidad de convocar la Junta General por procedimientos electrónicos para esta nueva forma jurídica societaria, y la Ley de Sociedad de la Información no menciona nada al respecto”.

Por último, el representante de las Cámaras de Comercio no ve con buenos ojos que cualquier empresa que realice comunicaciones comerciales debe incluir la palabra “publicidad” si se efectúan por correo electrónico, así como indicar la persona, física o jurídica, en nombre de la cual se realizan. Además, la empresa deber recibir la autorización de la persona que recibe el envío, “consentimiento que puede ser revocado en cualquier momento, debiendo el prestador del servicio proceder a su revocación”. El incumplimiento de estas obligacionbes puede acarrear una multa de hasta 150.000 euros.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios