BAQUIA

Las compras pierden a Vodafone

Vodafone ha podido comprobar qué se siente al presentar una cuenta de resultados en las que se pierde el doble que al año anterior. El mayor grupo de telefonía móvil del mundo, que opera en España a través de la extinta marca Airtel, se dejó 14.081 millones de euros durante los seis primeros meses de 2001. La explicación a este batacazo proviene, según ha señalado la empresa, de la amortización por la compra de otras compañías, como Arcor, Iusacel y China Mobile. Estas adquisiciones se cerraron en plena efervescencia del sector de las telecomunicaciones. Ahora, en plena crisis, el valor de gran parte de estas firmas ha perdido varios dígitos.

El beneficio EBITDA (antes de impuestos, intereses, amortizaciones y depreciaciones) se incrementó 46 puntos porcentuales a lo largo del semestre, dejándolo en 7.790 millones de euros frente a los 5.380 millones del mismo ejercicio del año anterior. Esta cifra representa una notable mejora de las previsiones realizadas por los analistas, quienes confiaban en que Vodafone no sobrepasara los 7.580 millones. Los ingresos proporcionales (aquellos en los que se tienen en cuenta la facturación generada por todas las compañías donde se participa) subieron un 32%, hasta los 22,000 millones de euros. Para el consejero delegado de la firma, Christopher Gent, este dato es \”mejor de lo que esperábamos tras la modificación de nuestra estrategia anunciada a comienzos de año\”. Por su parte, si se toma como referencia el año pasado, el número de usuarios de la compañía se disparó un 15%, sobrepasando los 95,6 millones de personas.