BAQUIA

Las cosas se ponen feas para el acuerdo alcanzado por Microsoft y el DoJ

La juez Colleen Kollar-Kotelly, la misma mujer que aconsejó tras los atentados del 11 de septiembre que se acatara el acuerdo para dar una imagen conciliadora en esos momentos tan terribles, ahora ha dado a entender por primera vez desde que heredara el pasado año este caso de manos del juez Jackson que está cuestionando seriamente que el acuerdo alcanzado por Microsoft y el Departamento de Justicia favorezca al interés público.

Esta juez, la segunda mujer tras su esposa Melinda cuyos deseos más preocupan a Bill Gates, tiene en su mano decidir el castigo a imponer a la empresa de software más grande del mundo por haber abusado de su tamaño en el pasado, y las restricciones que le impone para que no vuelva a hacer uso de su posición privilegiada en perjuicio de la competencia. Una decisión que se espera que llegue a finales del verano.

Ayer mismo era el último día en el que los abogados de Microsoft y de los nueve estados rebeldes que se negaron a firmar el acuerdo alargando durante meses el caso podían presentar sus argumentos finales. Pero parece que la magistrada está mucho más interesada en organizar una sesión de mediación en la que intentar convencer a la empresa de software más grande del mundo para que modifique determinados puntos de su pacto extrajudicial, que en escuchar las mismas razones de siempre: los estados atacando el pacto por no proteger futuras acciones monopolistas de Microsoft, que a su vez arremete contra las medidas propuestas por estos estados asegurando que frenarían el desarrollo tecnológico y podrían acabar matando Windows.

Kollar-Kotelly ha advertido tanto a los estados como a Microsoft que estén preparados para afrontar una batería de preguntas sobre como modificar sus respectivas propuestas para hacer los términos más aceptables. Todo esto da a entender que, quizás, la empresa de software más grande del mundo no consiga irse de rositas con la última versión del acuerdo alcanzado junto al DoJ intacto bajo el brazo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios