BAQUIA

Las irregularidades contables de WorldCom añaden 2.000 millones de dólares

Lo de WorldCom es como un pozo sin fondo. La compañía, quese declaró en quiebra el pasado mes de julio consiguiendo el discutible récordde presentar la mayor bancarrota en la historia económica de Estados Unidos, hadetectado entre 2.000 y 3.000 millones de dólares extras de beneficios malcontabilizados.

El pasado agosto, la operadora estadounidense ya reconocióque los 3.850millones de dólares descubiertos como errorres contables eran, en realidad,7.150 millones después de que una auditoría interna descubriera que ya habíamanipulado 3.300 millones de dólares en 1999.

Los 2.000 millones que ahora se añaden suman 9.165 millonesde dólares, según publica el diario The Wall Street Journal. El periódico nodescarta que la auditoría interna que está realizando lacompañía sobre sus cuentas destape más irregularidades financieras.

Los nuevos errores detectados están relacionados con laamortización de diversos activos y con la errónea consolidación de las cuentasde algunas de sus filiales, fundamentalmente en América Latina.

Los problemas de WorldCom tienden a incrementarse sinremisión. De hecho, los inversores no están nada contentos con el actualpresidente, Bert C. Roberts Jr, y el consejero delegado, John W. Sidgmore. A sujuicio, no poseen la suficiente experiencia como para lidiar con unareestructuración empresarial y buscar una persona que esté dispuesta a llevarlas riendas de la firma estadounidense. A esto se une que ambos están cada vezmás relacionados con los escándalos financieros que, poco a poco, van añadiendomás basura a la historia de WorldCom.

Hasta el momento el escándalo se ha cobrado tresvíctimas: elantiguo responsable financiero de la compañía, Scott Sullivan, el exresponsable de contabilidad, Buford Yates, y el anterior controller,David Myers.