BAQUIA

Las operadoras móviles lloran el fin del redondeo y el aumento de llamadas perdidas

La prohibición gubernamental del redondeo al alza y el fuerte incremento de llamadas perdidas amenazan con acabar con una apreciable fuente de ingresos para las operadoras de telefonía móvil. Vodafone, Amena y Telefónica Móviles están algo preocupadas, y no es para menos: lo del redondeo al alza les reportaba pingües beneficios.

Ahora, y sin ningunas ganas de dejar de percibir semejantes cantidades, las compañías se plantean recurrir la decisión del Gobierno. Y, por supuesto, han puesto a trabajar a tope a sus departamentos de marketing en busca de nuevas remesas de dinero procedentes, por ejemplo, de servicios no vinculados al tiempo.

Otro campo de inquietud para las operadoras es el de las llamadas perdidas, cada vez más frecuentes en los hábitos de los usuarios. Según datos de las propias compañías, durante 2004 se registraron 14.000 millones. Se trata sin duda de una cifra fabulosa y superior al de los mensajes SMS enviados el pasado año -12.800 millones-.

Las perdidas permiten avisar al receptor sin pagar nada, lo cual les hace ser más ventajosas que los mensajes de texto, que cuestan 15 céntimos. Por otra parte, es creciente el número de consumidores que se abstiene de dejar mensajes en los contestadores; al tercer ring sin obtener respuesta, cuelgan.

Sin embargo, las quejas de las empresas están lejos de ser razonables. Porque cuando una puerta se cierra, otra se abre: el hecho de que los españoles seamos los únicos europeos que abonamos dos costes fijos cada vez que llamamos desde nuestros móviles les permitirá, si alguien no lo remedia, seguir ganando millones de euros por aspectos marginales a la mera comunicación y cláusulas contractuales abusivas, cuando no impuestas unilateralmente y muchas veces sin ser apenas conocidas por el público.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios