BAQUIA

Las siete Cs de la comunicación

¿Planifica usted su comunicación o simplemente la improvisa? Cuando el mensaje juega un papel importante -es decir, cuando quiere que sea recordado- necesita pensarlo cuidadosamente y diseñarlo para que resuene entre su audiencia potencial.

Diseñar su comunicación es un proceso iterativo. Empieza en un nivel amplio, con buenas preguntas y buena audiencia, y concluye en los detalles, construyendo una presentación, documentos, sistemas o experiencia de usuario.

Es posible mejorar el mensaje pensando en las siete Cs del diseño de la comunicación. Las siete Cs descansan en una simple secuencia que puede ayudarle a empezar desde lo más general y terminar en los detalles.

Estas son las siete Cs ordenadas:

1.Contexto. ¿Qué está pasando? ¿Entiende la situación? ¿Hay un elefante muerto en medio de la habitación que usted no consigue ver? Haga buenas preguntas. Necesitará un objetivo claro antes de empezar a diseñar cualquier mensaje. Responda: ¿a quién está dirigiéndose, y cómo quiere que reaccione?

2. Contenido. Partiendo de su objetivo, defina una sola pregunta que su mensaje trate de responder. Esta es la mejor medida posible para medir la efectividad de su mensaje. ¿Qué es lo que desea que su público capte y recuerde? Una vez haya definido la pregunta esencial, prepárese a contestarla. ¿Qué información se necesita? ¿Tiene ya la respuesta, o necesita seguir investigando?

3. Componentes. Antes de diseñar nada,despiece su mensaje en piezas básicas de contenido. Desgrane la información en conjuntos y grupos. ¿Qué patrones aparecen? ¿Cómo puede hacerse la información más modular? Teniendo en cuenta su objetivo, ¿cuál es la unidad más básica de información? Puede utilizar índices para fragmentar la información en módulos.

4. Cortes. Esta es una de las partes más complejas del proceso, y una de las más descuidadas. La atención de la audiencia se difuminará rápidamente, esperan que vaya usted al grano. Aprenda a editar. Prescinda de caprichos.

5. Composición. Es el momento de planificar la forma en que contará su historia. Piense en términos de composición tanto escrita como visual. Cuando escribe, ¿cuáles son sus ideas principales? ¿Cómo dibujará la escena? ¿Cuáles son las metas y conflictos que van a surgir? ¿Cómo alcanzará la historia sus propósitos? En términos visuales, ¿dónde empezará el lector? ¿Cómo conducirá la mirada a lo largo de la página? En el conjunto de su composición visual, ¿cómo enganchará a su audiencia? ¿Cómo mantendrá su atención? Plasmar todo esto en un papel le obligará a pensarlo seriamente.

6. Contraste. ¿Cuáles son los detalles que importan? Use el contraste para destacarlos: grande frente a pequeño, rudo frente a suave, blanco frente a negro.Cuando haga cualquier afirmación, pregúntese:¿comparado con qué?. El contraste es un aviso que le grita al cerebro: “¡Preste atención!”

7. Consistencia. A menos que esté tratando de destacar diferencias, mantenga homogéneos elementos como el tipo de letra, el color, las fuentes o el espaciado para evitar distraer a los lectores. Las investigaciones demuestran que cualquier elemento extraño disminuirá la capacidad de la gente para asimilar y aprender.

(Post original)


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios