BAQUIA

Las ventas de chips caen (aún más)

En Mayo todavía no habían derrumbado las Torres Gemelas, ni se había atacado el Pentágono. Menos aún se había bombardeado Afganistán. En ese mes incluso los analistas se permitía derramar ciertas gotas de optimismo ante el turbio panorama que se comenzaba a vislumbrar. Fue entonces, en mayo, cuando se estimó que las ventas de chips caerían en 2001 un 14% respecto al año anterior. Ilusos…

Cinco meses después la situación es bastante más complicada, y pesimista. Esto obliga a rebajar aún más las expectativas de ventas de chips para 2001 hasta dejarlo en una caída del 32% comparado con las cifras obtenidas en el año 2000. El World Semiconductor Trade Statistics (WSTS), que puntualmente realiza sus predicciones sobre este mercado, señala que es obvio “que la caída en el segundo trimestre ha sido mucho más pronunciada de lo previsto y el tercero debería experimentar un comportamiento aún peor”.

Los expertos esperaban que en septiembre se produjera un repunte significativo de la demanda de chips, ya que sólo en esos 31 días se venden más semiconductores que en julio y agosto juntos. Los acontecimientos del 11-S echaron por tierra las previsiones más optimistas.

La WSTS confía que en 2002 se retome la senda del crecimiento y las ventas de chips alcancen los 139.000 millones de dólares. Una cifra que, por cierto, tampoco es como para tirar cohetes.