BAQUIA

Los accionistas de [email protected] quieren un buen precio por la compañía

La división de opiniones entre los accionistas de [email protected] se ha hecho latente al no llegar a un acuerdo sobre qué salida darle a la compañía, que se declaró en bancarrota hace un mes. A pesar de que nadie daba un duro por el proveedor de acceso a Internet por banda ancha, AT&T, gigante de las telecomunicaciones estadounidense, decidió darle una última oportunidad. Su consejo de administración aceptó su compra por 307 millones de dólares, una cantidad que para una buena parte de los accionistas actuales de [email protected] es ridícula.

Una de las alternativas que han encontrado los acreedores de [email protected] para equilibrar las cuentas consiste en pedir a la corte que asume casos de empresas en bancarrota que obligue a la compañía a dejar de proveer servicio a sus clientes de cable. Con ello, a su juicio, se conseguiría un mejor precio por la venta de sus activos. Algunos acreedores de [email protected], entre los que se encuentran Comcast y Cox Communications, consideran que la empresa no obtendrá una oferta de compra razonable hasta que cancele los contratos actuales con sus socios de cable. Una vez finiquitados, se podrían renegociar dichos contratos con el fin de obtener unos mayores beneficios.