BAQUIA

Los analistas prevén la venta parcial de Admira

Admira se ha convertido en un lastre demasiado pesado para el operador español Telefónica. Hace poco menos de un mes el presidente de la compañía, César Alierta, fulminó a la cúpula directiva de su división de medios. Muchos entendieron esta drástica medida como un golpe de timón emprendido para acallar los ataques recibidos después de que el diario El Mundo publicara (según algunos tras no haber conseguido que Telefónica le vendiera Onda Cero) que uno de los sobrinos de Alierta ganó 309 millones de pesetas con acciones de Tabacalera, empresa presidida por Alierta hasta 2000.

Ahora los analistas consideran que Telefónica debe aligerar peso de su nave. A su juicio, el negocio de Admira no está ofreciendo las cifras esperadas, por lo que \”tendría sentido que Telefónica encontrara un socio que esté dispuesto a hacerse con acciones de la empresa, asumiera la dirección y encontrara financiación para el negocio de telefonía\”, apunta José Joaquín Mateos, de Barclays Bank.

El dinero que llegara con la venta de una parte de Admira serviría para potenciar el negocio del operador español en Latinoamérica y Europa, así como consolidar las áreas que hasta el momento no alcanzan la rentabilidad deseada.

La mayor parte de los analistas coinciden en señalar al gigante del entretenimiento alemán Bertelsmann como principal candidato para llegar a un acuerdo con Telefónica sobre su filial de medios Admira. Además de participar ya en Antena 3, la firma germana ha confirmado en numerosas ocasiones su deseo de expandirse en el mercado español.

Pero no sería el único. Vivendi Universal también se está dejando ver y ha expresado especial interés en algunos valores de Admira, como la cadena de televisión Vía Digital o la productora Endemol.

\”Bertelsmann es el candidato ideal para hacerse con parte de Admira, aunque dudo de que la compañía quiera participar en Vía Digital\’\’, ha señalado Glen Spencer-Chapman, analista de IberSecurities.