BAQUIA

Los directivos no perciben claramente los riesgos para el negocio de los fallos de TI

Los directivos son conscientes de los riesgos que pueden sufrir los negocios por problemas relacionados con la seguridad, provocados por amenazas procedentes de virus y hackers o desastres derivados de incendios o terrorismo, pero no lo son en la misma medida de los riesgos que se derivan de los fallos de los sistemas o el escaso rendimiento de las aplicaciones informáticas, según un estudio de Mercury Interactive Corporation.

Las empresas son conscientes de cómo el desempeño de su propia actividad y la consecución de resultados depende del uso de las TI: las dos terceras partes de los directivos encuestados -y casi las tres cuartas partes en el caso de las empresas con una facturación superior a los 5.000 millones de dólares- consideran que la reducción de los costes operacionales depende de las TI.

No obstante, si bien las empresas son conscientes de la importancia que las TI tienen en el negocio, las iniciativas de TI no están dando los frutos esperados. El 51% de los encuestados en Europa indicó que no más de uno de cada dos proyectos de TI puestos en marcha durante los dos últimos años ha generado resultados de negocio positivos, mientras que en España este porcentaje se eleva a un 57%.

Al ser preguntados por las principales consecuencias que los fallos de las TI pueden tener en los negocios, el 40% de las empresas europeas señaló en primer lugar la pérdida de ingresos, seguida por la fuga de clientes -36%-; pérdida de reputación en el mercado debido a una publicidad negativa por los fallos en el servicio que prestan a sus clientes, con un 27%; y el aumento de los costes no previstos, como reparar o sustituir sistemas, que fue señalado por un 17% de los directivos europeos.

Cerca de un tercio de los encuestados cita la cadena de suministro y la logística cómo las áreas más vulnerables ante un fallo de las TI, siendo más acusada esta percepción a medida que aumenta el tamaño de la empresa (un 37% en las que facturan más de 5.000 millones de dólares).

La responsabilidad de gestionar el riesgo de las TI en el negocio no está en los niveles de dirección senior de la mayoría de las compañías; además, suele estar repartida entre distintos departamentos de las empresas e incluso en Europa, sólo una de cada diez tiene un responsable para gestionar el riesgo.

Además, cuando las iniciativas de TI fallan, el origen suele ser muy variado -gestión ineficaz de los proyectos, incluida la gestión de recursos y presupuestos; una mala definición de los requerimientos del negocio; y dificultades para manejar el cambio-, y las técnicas de gestión o estructuras utilizadas para gestionar el riesgo también son muy dispares.

En España, el 87% de los directivos encuestados usa técnicas de gestión de cambios para hacer frente a los riesgos que los fallos de las TI pueden provocar en sus negocios.

Los directivos también están preocupados por los riesgos que la puesta en marcha de nuevas iniciativas de TI pueden provocar en sus negocios, y aunque coinciden en destacar las mismas iniciativas -implementaciones de arquitecturas orientadas a servicios, los proyectos de outsourcing y las iniciativas de seguridad-, no valoran los riesgos de la misma forma.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios