BAQUIA

Los electrodomésticos de Patrullero Gadget

Pronto las empleadas del hogar serán en muchas casas un conjunto de metal y circuitos. Pero mientras se hace realidad el mayordomo de lata perfecto, algunos electrodomésticos van mejorando poco a poco para simplificar estas tediosas tareas. Al menos para aquellos que puedan permitírselos.

Roomba, la aspiradora que aspira sola

iRobot, una empresa que lleva más de diez años metida en el mundo de la robótica, está vendiendo desde hace un par de meses y por apenas 200 dólares, una aspiradora con pinta de platillo volador llamada Roomba que aspira sola cualquier tipo de superficie.

Basta con colocarla en una habitación, apretar un botón, y comenzará a limpiar desplazándose en espiral y esquivando los obstáculos. No es el primer cacharro en hacer esto, pero desde luego es el más reciente.

Pero iRobot se trae entre manos muchos otros robots más interesantes. Esta compañía también cuenta en periodo de pruebas y aún con precio sin determinar, con los robots CoWorker y Microring. El primero capaz de hacer vida por su cuenta, pero que puede ser controlado desde una computadora. El segundo pensado para ser usado en explotaciones petrolíferas.

Pero hay otro vástago de iRobot que ya abandonó con éxito la fase de pruebas, siendo probado en combate. Según esta empresa, en cosa de 10 a 15 años la robótica militar será un negocio de proporciones colosales, y con esa idea en mente han creado PackBot.

Aparentemente un tanque en miniatura con cámara incorporada, PackBot ya ha prestado servicio en Afganistán. Dependiendo de su configuración, su precio oscila entre los 50.000 y los 100.000 dólares. Claro que las aplicaciones bélicas de la robótica son un tema distinto que deberá ser tratado en otra ocasión.

LG crea la nevera de los gadgetófilos

Pero además de tener la casa libre de polvo, hay otros electrodomésticos pensados para hacer más llevaderas las labores domésticas. Uno de los últimos cacharros de este tipo en aparecer con la intención de hacer las delicias de los amantes de la tecnología, es una nevera presentada recientemente por LG bautizada LRSPC2661T, o más sencillamente Multi-Media Refrigerator. Según sus creadores, se trata del “primer refrigerador de la era Internet”.

Esta nevera destaca por contar con una pantalla de cristal líquido de 15 pulgadas, en la que se puede ver la televisión, navegar por Internet, ver fotografías digitales, escuchar MP3 o radios online, almacenar mensajes (la lista de la compra por ejemplo) y los alimentos que contiene, así como su fecha de caducidad. Una buena excusa para comer en la cocina. Además, esta nevera es capaz de percatarse de sus posibles fallos de funcionamiento y advertir a su propietario.

El único pero que se le puede poner a este refrigerador online es su precio. Cuesta la friolera de 8.000 dólares. Además de amante de los gadgets, hay que tener la economía muy saneada para conseguirlo. Quizás por ellos se hayan vendido muy pocas unidades en Estados Unidos. Otro posible inconveniente es que resulta necesario contar con una cocina de proporciones importantes. La nevera en cuestión mide metro ochenta, es anchísima (casi un metro) y pesa más de 160 kilos.

LG no es la primera empresa empeñada en que la gente se quede en la cocina navegando o viendo la tele, ya desde hace un buen puñado de meses la empresa Saltos intentan vender un cacharro llamado Icebox, que se puede colocar sobre la encimera (cuesta 800 dólares) o colgar de los muebles de cocina (en este caso cuenta con pantalla plana y vale 3.000).

Este cacharro es a la vez televisión, reproductor de DVD y CD, un monitor para cámara de seguridad y un dispositivo para navegar por la Red. Incluye un mando a distancia y un teclado sumergible.

¿Una sartén o un ayudante de cocina?

¿Una sartén que se pude programar? Suena a ciencia-ficción, pero existe. Traída a España por Millenium Technologies (empresa responsable del proyecto domótico La Casa del Futuro), esta sartén avisa con un pitido cuando el aceite está listo para freír, y también cuando el alimento ya está preparado. Y como a unos les gusta el solomillo sangrante, o a otros como la suela de un zapato, se puede seleccionar el punto.

De apariencia completamente normal, salvo por el mango, en el que aparece una pantalla de cristal líquido en la que se puede comprobar en todo momento la temperatura a la que se encuentra la sartén. Cuenta, como las lavadoras, con diez programas distintos y personalizables: para freír un huevo, hamburguesas, un filete, derretir un alimento, cocerlo a fuego lento… que se seleccionan merced a dos botones.

Denominado como “ayudante de cocina”, y lo cierto es que puede ser muy útil para aquellos que se sienten en la cocina tan fuera de lugar como un orangután en un garaje, tiene un precio bastante más asequible que la nevera de LG: 120 euros.

Los Aibos aprenden a montar en patinete

Dejando las labores del hogar en paz, y regresando a la robótica, hay que comentar que Sony, que está empeñado en vender más Aibos que nunca durante estas Navidades, ha presentado un patinete de cuatro ruedas pensado para que sus perros robots (Roomba no se va a poder lucir aspirando pelos en las casas que tengan esta mascota metálica) se luzcan haciendo piruetas.

El chisme en cuestión se llama Speed Board y comenzará a venderse en noviembre por 249 dólares. Programando a estas veteranas mascotas de lata (aparecieron en 1999), se les podrá dirigir por la voz con órdenes del tipo “gira a la derecha” o “da vueltas”. Es compatible con los cánidos modelo ERA-210/210A & ERS-220/220A.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios