BAQUIA

Los funcionarios británicos abusan del porno en el trabajo

Los trabajadores del sector público británico en oficinas, comisarías de policía y hospitales no dan abasto… A la hora de bajarse contenidos pornográficos, en lo que un estudio califica como \”cultura de la complacencia\”. De hecho, este tipo de actitudes representa ya casi el 50% de los casos de abusos de las tecnologías de la información en los servicios públicos.

Los fabricantes de software para impedir el acceso a estos contenidos se frotan las manos; en los próximos meses pueden hacerse de oro con la cantidad de pedidos que van a recibir.

Mientras, los superiores se hinchan a poner sanciones disciplinarias al personal afectado. Pero en realidad se trata de una tendencia que no deja de crecer desde ocho años a esta parte. Si en 1997 era casi insignificante, en 2001 suponía ya un 31%, y un 47% el año pasado. Se han incrementado las medidas de seguridad, pero sirven de poco debido a la susodicha cultura de la satisfacción personal y a no poner énfasis a la hora de cerciorarse de que los empleados conocen de verdad las reglas, dice el informe.

Los servicios de bomberos y policía se llevan la palma, ya que acaparan el 39% de los doscientos incidentes analizados por la investigación. Pero el problema es que muchos jefes y encargados de la seguridad en las empresas públicas no denuncian la mayoría de casos, pues no creen que se trate de algo crítico, sino simplemente de pérdidas de tiempo.

Según datos del Ministerio de Trabajo, el pasado mes de agosto 16 funcionarios fueron duramente sancionados y a más de 200 se les abrieron expedientes disciplinarios por descargar porno en los ordenadores de las oficinas estatales. Los superiores que investigaban el uso que hacían de Internet sus 140.000 empleados descubrieron que el total de páginas descargadas ascendía nada menos que a 2,3 millones, en un período de ocho meses.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios