BAQUIA

Los internautas españoles, por las descargas y contra el top manta

El 85,6% de los navegantes españoles (en torno a 10,3 millones de usuarios) estima que la legislación no debería penalizar las descargas e intercambios de archivos online. Además, el 56% estaría encantando de rascarse el bolsillo para descargarse cosas legalmente y, por tanto, teniendo garantizada la calidad de lo que compra.

Así se desprende del segundo estudio Las descargas y la compra de programas, archivos, música y vídeos no originales: Un derecho o un delito, realizado por Ya.com Internet Factory en colaboración con MetaScore. El informe acaba de ser publicado (se puede ver que en la parte inferior de la web pone marzo 2005), pero está referido a enero, mes durante el que se hizo la recepción de datos de la encuesta.

También nos mostramos muy favorables a la realización de copias privadas -para el 89,3% no deberían ser ilegales- y en materia de instalación de software pirata (el 77,8% está a favor). Eso sí, con el top manta no estamos muy de acuerdo: prácticamente la mitad de los entrevistados opina que las compras de CD y DVD no originales deberían ser ilegales.

Para el 53,4%, el hecho de que en muchos lugares se estén planteando demandas contra los internautas que descargan archivos no les parece motivo de preocupación. Y algo más de la cuarta parte vive muy feliz al respecto: ni sabe que se estén emprendiendo acciones legales en este sentido.

Hay un porcentaje bastante elevado, el 31%, que no puede pasar ni un solo día sin bajarse algo de la Red. El 19,6% le da a la descarga una vez a la semana, mientras que un 12,9% jamás lo ha hecho. ¿Nuestras preferencias a la hora de descargar? Música -66,4%-; películas (40,9%); y capítulos de series televisivas, con un 20,6%.

Casi 57 de cada 100 encuestados dicen que nunca han adquirido CD piratas, y el 48,6% afirma que hacer eso tendría que ser ilegal. La carestía de los discos, películas, software y demás productos de ocio/trabajo es la razón aducida por el 40% para justificar sus descargas, mientras que otro 19,9% lo encuentra más cómodo. Es más: diez de cada cien ni siquiera se plantean comprar en tiendas. Por ejemplo, en materia de costes de CD originales, un 95,5% explica que son muy caros. Para la gente, estos serían los precios ideales: 9,06 euros costaría el CD; 11,66 un DVD; y 20,71, un juego.

Otra abrumadora mayoría, concretamente el 81,5%, opina que reducir el precio de los CD sería la mejor forma de acabar con la piratería. A muy larga distancia se sitúan otras potenciales medidas, como introducir extras en CD y DVD -7,2%- y potenciar el control policial y judicial (5,2%). Por otro lado, para un 89,6% es inadmisible incluir un canon en el precio de los CDs y DVDs vírgenes para compensar a los autores de las pérdidas causadas por las ventas piratas. Vamos, en general vemos inadmisible cualquier tipo de gravamen adicional.

Porque, evidentemente, no nos chupamos el dedo. Así lo demuestra ese amplio 63,4% que asegura que las más beneficiadas por las ventas de música original son las discográficas, frente a un imperceptible 2,1% que dice que son los autores (o los intérpretes, 2,3%). Curiosamente, si hablamos de los estragos del top manta las opiniones dan un giro radical: en este caso, el 39% cree que los autores son los más dañados; luego vienen los intérpretes -20,5%-; y finalmente las compañías, con un 20,1%.

Para terminar, unas notas de optimismo. Mirando al futuro, el 55% de los entrevistados confía en que a los comercios tradicionales no les quedará más remedio que reducir los precios de sus productos y servicios. Un 14,7% va más allá y augura que las tiendas de discos podrían tener sus días contados.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios