BAQUIA

Los inversores no perdonan la traición de Cisco

Cisco Systems rompió la tradición. En once años nunca había decepcionado a los analistas financieros, pero el buen comportamiento no tiene por qué ser eterno. La empresa que goza de un cuota de mercado del 70% de los routers que se fabrica en todo el mundo para Internet, echó al traste más de una década de buen comportamiento al registrar un beneficio bruto de 1.330 millones de dólares, lo que supone un crecimiento respecto al mismo ejercicio de 1999 del 48%.

Entonces, ¿dónde se encuentra el mal resultado? En que el famoso centavo de más que ganaban las acciones de Cisco como algo habitual ha pasado a mejor vida. El beneficio por título ha sido de 18 centavos cuando la empresa lo había fijado en 19.

Por su parte las ventas han reportado 6.750 millones de dólares, un 55% más que en el mismo período del año anterior y 250 millones de dólares menos de lo que se había establecido.

Veloz como el rayo, el presidente de la empresa estadounidense, John Chambers, dio la cara y justificó los datos negativos como algo normal si se tiene en cuenta la crisis que vive el sector en general. “Creo que en los dos próximos trimestres se mantendrán los malos resultados”, afirmó para inmeidatamente asegurara que en los próximos tres años el crecimiento volverá a ser la tónica predominante.

Sus palabras que no han servido para tranquilizar a unos inversores que están haciendo caer las acciones de la empresa 4,07 dólares, hasta 31,68 dólares en el mercado de Nueva York.