BAQUIA

Los móviles españoles, entre los más caros de Europa (pero a los adolescentes no les importa)

Nuevamente estamos en cabeza de los ránkings continentales más negativos. No exactamente en la primera plaza, pero nuestras tarifas de telefonía móvil están entre las más caras de la UE, dado que pagamos en torno a un 16% más que el promedio de los países de nuestro entorno, según el estudio de la Comisión Europea titulado Regulación y mercados de las comunicaciones electrónicas en Europa, con datos de 2004.

La cosa pinta mal ya incluso antes de empezar a hablar. Las tarifas de interconexión entre operadores en España son las más costosas de Europa, lo que, naturalmente, ayuda a que las llamadas dentro de la misma red sean entre un 50% y un 75% más caras que las efectuadas entre distintas redes.

Así, las tarifas móviles sólo están por debajo de la media europea -13%- entre los usuarios que gastan menos. El promedio comunitario asciende a 17,6 euros mensuales en estos casos, frente a los 15,8 euros de los clientes de Telefónica Móviles y los 15,1 de Vodafone. ¿Los que más pagan? Pues los abonados a Orange, que gastan con la compañía francesa unos 36 euros mensuales; en el polo opuesto, la lituana Omnitel, con sólo 5,5 euros.

Si miramos las cifras de los más dados a pulsar las teclas, vemos que los clientes de Vodafone España que más llaman invierten 76,3 €/mes, y los de Telefónica Móviles, 75,6. La media continental es aquí de 63,4 euros. En este segmento de población, los abonados a la alemana T-Mobile son los que más pagan -98,8 euros al mes-, y los que menos, los cliente de Cytamobile (Chipre), con 29,2 euros mensuales. Por no hablar de lo que perdemos por el redondeo, ese gran negocio de las operadoras.

Indudablemente, son cifras elevadas para los adolescentes. Pero no les importa, pagan los papás. Quizás por ello el 40% de los jóvenes de entre 11 y 17 años sufre un verdadero síndrome de abstinencia si no dispone de su móvil, afirma un estudio presentado por la asociación Protégeles y el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid.

Según este trabajo, el 38% de los chicos/as que tiene teléfono se agobia o lo pasa \”fatal\” cuando no lo tiene a mano, y la cuarta parte gasta más de 20 euros al mes, con un 7% que supera incluso los 40 euros). Para Protégeles, no es adecuado que la mayoría de los niños -69%- utilice el sistema de prepago, ya que con la modalidad de contrato es más fácil controlar el gasto y se evita que los adultos que buscan relaciones con ellos les recarguen el teléfono. Otro dato inquietante es que el 11% ha llegado a engañar o mentir a sus padres e incluso a sustraer dinero en casa para recargar el móvil.

Por último, está claro que, más que un medio de comunicación, el móvil es para los menores un instrumento de ocio -concretamente, de disfrute de la música (necesita registro)-; sólo el 24% llama a diario, pero la mitad envía SMS casi cada día y uno de cada cuatro manda durante el fin de semana entre diez y veinte mensajes.

De todas formas no conviene caer en alarmismos. ¿Si nos faltara la electricidad, por ejemplo, no nos pondríamos todos también muy nerviosos?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios