BAQUIA

Los navegantes, como animales

Los investigadores lo tienen claro: las teorías darwinistas también se aplican en la Red, y los navegantes se comportan como sus primos de la selva cuando se van de caza a la hora de buscar información en Internet. Estudiando los hábitos de los navegantes se pretende contribuir al desarrollo de nodos más simples e intuitivos y al desbrozo del laberinto en el que se ha convertido el ciberespacio.

Entre todas las iniciativas que tienen por objeto determinar cómo se comporta el navegante al irse de paseo por el mundo digital sobresale la del Xerox Parc, el laboratorio de investigación de Xerox, que trabaja en el desarrollo de un programa que evalúe automáticamente la \”usabilidad\” del nodo.

Mediante diversos experimentos, los científicos y psicólogos observan cómo los navegantes detectan el \”olor\” de la información, de la misma forma que las fieras sienten la proximidad de una presa. Los nodos más efectivos, concluyen, son aquéllos que dan pistas al usuario sobre la mejor forma de localizar la información. El exceso de complejidad cansa a los navegantes, que no quieren tener que procesar océanos de bits de información sólo para pasearse por el bosque durante una bonita mañana de mayo.