BAQUIA

Los nuevos CEOs: fiables y… algo aburridos

Ha terminado la época dorada de los Juan Villalonga y J.M. Messier. Ahora se lleva el tipo serio, disciplinado, capaz de generar equipo y sin grandes pretensiones de salir en televisión. Así nos lo cuenta Fortune en un reciente artículo.

¿Quiere eso decir que desaparecerán los CEO\’s capaces de encandilar a los analistas financieros y la comunidad bursátil? En absoluto: simplemente el negro es el color de moda. Al menos, en las cuentas de resultados. Hoy, accionistas y analistas de bolsa quieren hechos y no visiones grandilocuentes de un futuro incierto. El mercado ha cambiado: ahora prima la integridad y el celo profesional sobre la capacidad de engatusar y salir bien en una entrevista en “prime time”.

Como casi siempre después de un “shock” traumático, corremos el riesgo de pensar que un CEO sólo debe ser un buen gestor. El que lo sea es importante. Lo es hoy y lo era ayer, pero no perdamos de vista que tiene que ser también un innovador y líder carismático si quiere que su empresa consiga una contribución a largo plazo para la comunidad.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios