BAQUIA

Los nuevos cotilleos de oficina viajan en e-mail

Tradicionalmente, levantarse a la máquina de café o a por un vaso de agua ha sido la excusa perfecta para encontrarse con compañeros de oficina y cotillear sobre el jefe o sobre otros compañeros.

Estos eran los lugares y las formas más comunes para difundir los chismes; sin embargo, con la era de las nuevas tecnologías, el cotilleo de oficina ha adquirido una nueva dimensión y se ha convertido en una fuerza aún más dinámica e influyente en el ambiente de trabajo, que puede tanto crear amistad como destruir relaciones laborales o carreras profesionales.

Los mensajes cortos del móvil, los blogs de Internet o el e-mail suponen ricos y nuevos canales para la difusión de los chismes y noticias de todo tipo en la oficina, que ahora se extienden más rápido y también llegan más lejos, con el consiguiente peligro que esto supone.

Según un estudio realizado en Estados Unidos, dos terceras partes de los empleados de este país aseguran que en su trabajo la gente suele cotillear sobre la propia compañía para la que trabajan. Además, el 28% de los empleados que trabajan en empresas que no tienen un sistema consistente de comunicación interna (staff, boletines, etc.) dicen que los cotilleos son la primera fuente de información.

Pero a pesar de que el chafardeo oficinesco se haya convertido en un elemento más de la vida laboral, hay que tener mucho cuidado, porque puede suponer incluso el fin de ésta. Son muchos los casos de empleados que han sido despedidos por difundir todo tipo de rumores –ciertos o no- sobre otros empleados; también hay casos de trabajadores despedidos por haber sido víctimas de los bulos de otros, una tendencia al alza y que se sitúa dentro del llamado mobbing, o acoso o maltrato laboral.

Por otra parte, estos nuevos cotilleos tecnológicos con llevan el riesgo de que a la empresa le dé por inspeccionar el buzón de correo de los trabajadores. Sorprendentemente ya ha habido casos: en Cataluña, una empresa quiso despedir a una trabajadora tras acceder a su correo y a sus búsquedas en Internet, aunque finalmente el Tribunal Superior de Justicia de esta comunidad declaró el despido improcedente.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios