BAQUIA

Los piratas de CDs duplican su actividad en el Reino Unido

En 2001, el número de copias ilegales de CDs de música en el Reino Unido se ha incrementado en un 50%, según la British Phonographic Industry (BPI). El lobby de las discográficas estima en su anuario (Piracy Report 2001, en PDF) que los CDs piratas cuestan a la industria más de 27 millones de libras al año.

El máximo responsable del incremento de copias piratas, según la BPI, es el aumento de las grabadoras de CDs presentes en los PCs de los hogares. A lo largo de 2001 se fabricaron más de 4 millones de CDs \’falsos\’ sin salir de casa, y se espera que más de 152 millones de CDs pasen por las \’tostadoras\’ caseras a lo largo de este año.

Understanding & Solutions prevé que en 2003 un 43% de los hogares británicos tengan capacidad para grabar CDs (en 2001 las grabadoras de CDs estaban presentes en el 26% de los hogares y en 2002 alcanzarán al 36%). En lo que la BPI considera una dato conservador, U&S estima que el 39% de los CD-Rs de datos se utilizarán para grabar música, a los que hay que añadir 11 millones de CD-Rs de audio, que proporcionan mayor calidad pero cuestan el doble.

La piratería comercial, que para la BPI sólo representa una pequeña proporción de los ingresos perdidos por la industria por culpa de las prácticas ilegales, se incrementó un 30% en 2001, hasta los 27,6 millones de libras. Esta cifra no incluye las pérdidas en las ventas ocasionadas por otras formas de piratería no comercial, como las copias caseras o las descargas de Internet. Curiosamente, las pérdidas sólo suponen un incremento del 11,2% respecto a los 24,5 millones de libras de 1995, año en que la piratería comenzó a caer hasta la remontada que comenzó en 1999.

La BPI ha abierto tres frentes en su lucha contra los corsarios de la música. Distingue entre Counterfeit recordings (falsificaciones, réplicas de CDs que incluyen embalaje, carátulas y diseño interior cuyas ventas crecieron un 50% en 2001), Pirate recordings (duplicados de los originales vendidos con otra marca discográfica con diferente diseño, al estilo de recopilaciones como \”Grandes canciones de amor\”) y Bootleg recordings (grabaciones de conciertos realizadas sin autorización que sólo representaron el 3% de las ventas ilegales).

Al contrario de lo ocurrido a escala mundial —en 2001 las ventas de discos cayeron un 6,5%, contribuyendo a que el sector perdiera un 5% respecto a 2000, según la International Federation of the Phonographic Industry (IFPI)—, en el Reino Unido se vendieron un 5% más de CDs, a pesar del dramatismo con el que se habla del impacto de la piratería.

En España, la piratería musical originó pérdidas por un valor de unos 108 millones de euros a lo largo de 2001, según la SGAE, y este año podrían alcanzar los 200 millones.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios