BAQUIA

Los portales de las Administraciones públicas en España, inaccesibles para los discapacitados

La accesibilidad a una página web es un derecho de todos los ciudadanos, con independencia de que puedan padecer problemas físicos, sensoriales o cognitivos. De hecho, los usuarios con discapacidad son uno de los públicos más interesados en interactuar con la Administración a través de Internet, ya que pueden tener mayores problemas para desplazarse a la oficina tradicional.

Además, diseñar siguiendo las pautas de accesibilidad no sólo favorece a las personas con discapacidad sino que también beneficia al resto de los usuarios, ya que se facilita el acceso al contenido y elimina barreras tecnológicas, visuales y de diseño. Por ejemplo, un formulario accesible puede ser rellenado por cualquier usuario con discapacidad y lo hace más sencillo y cómodo de cumplimentar para el resto de usuarios. Si ya no se construyen edificios públicos con barreras arquitectónicas, cabría preguntarse por qué en la Web aún no se sigue el mismo planteamiento.

Entre las formas de discapacidad más comunes que se deben tener en cuenta al desarrollar un sitio web nos encontramos con:

  • Usuarios ciegos: utilizan lectores de pantalla que leen el contenido de una página en voz alta o impresoras Braille que traducen el contenido a Braille.
  • Usuarios con ceguera al color: no visualizan los contenidos que no tienen el suficiente contraste o que utilizan determinados colores.
  • Usuarios con baja visión: aumentan el tamaño de la letra en el navegador o utilizan programas para amplificar el texto.
  • Usuarios con deficiencia auditiva: confían en la existencia de texto alternativo para los archivos de audio de los sitios web.
  • Usuarios con deficiencia motora: confían en los atajos de teclado para acceder a la información.
  • Usuarios con epilepsia fotosensible: pueden tener un ataque provocado por el movimiento, parpadeo o animación de una pantalla

Ningún portal es accesible

Los resultados obtenidos muestran que los principales sitios web de la Administración estatal, de las administraciones regionales y de las locales no son actualmente accesibles para personas con discapacidad al no verificar todos los criterios de accesibilidad analizados.

En general, la accesibilidad a los sitios web de la Administración Pública española es muy mala: sólo se cumplen un 34% de los criterios de accesibilidad en los 21 portales analizados. Además, ninguno de ellos cumple todos los criterios. El máximo grado de cumplimiento lo obtienen los sitios web del Ayuntamiento de Valladolid, la Comunidad de Madrid y la Junta de Andalucía, cumpliendo los tres un 75% de los criterios analizados. Todos los demás sitios sólo cumplen la mitad o menos de los criterios. También es destacable que tres sitios tienen, al menos, una versión accesible o sólo texto, aunque en algunos casos para llegar a ella hay que pasar a través de páginas que no son accesibles.

Los portales de las Comunidades Autónomas están en mejor situación relativa, con un cumplimiento del 49% de los criterios. En cambio, los diez ayuntamientos cumplen sólo el 31,5% de los principios de accesibilidad analizados. En este ámbito sólo destaca el elevado grado de cumplimiento del Ayuntamiento de Valladolid. Llama la atención que los sitios web de algunos de los municipios más grandes sean los que se encuentren en una peor situación comparativa (Bilbao, Madrid y Barcelona). La complejidad en el diseño y desarrollo de estos sitios web con frames, excesiva carga de imágenes, desplegables y utilización de scripts, applets y plug-ins los convierten en inaccesibles y difíciles de usar.

Más información en la web de Emergia

.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios