BAQUIA

Los seguidores del cantante Jeff Buckley serán expulsados de Napster

El hecho de intercambiar canciones a través del programa Napster no sólo afecta a la cuenta de resultados de las compañías discográficas o, en bastante menor medida, al bolsillo de los grupos, sino también a los deseos de los cantantes fallecidos.

Esto último es lo que ha sucedido con el compositor estadounidense Jeff Buckley, muerto en mayo de 1997 al ahogarse en las aguas del río Mississippi con tan sólo 30 años y justo en el momento en el que empezaba a gozar del favor del público. Buckley cuidaba con celo exquisito cada una de las composiciones que posteriormente lanzaba en disco. Y, por eso, en ningún caso publicaba grabaciones en directo o temas que no superaran las cotas de calidad que él mismo se imponía. Precisamente estas son el tipo de canciones que circulan con más normalidad en sistemas de intercambios de archivos musicales como Napster o Gnutella.

Los encargados de hacer cumplir el testamento de Jeff Buckley han decidido ahora poscribir a todos aquellos usuarios que quieran bajarse algún tema diferente de los que aparecían en sus discos oficiales. \”Jeff dejó siempre muy claro que ciertas canciones y materiales no estaban preparados para ser publicados. Era religiosamente protector de la calidad de los discos que realizaba para sus seguidores. Para la madre de Jeff y aquellos que trabajamos a su lado, sus deseos son intocables\”, ha explicado un representante de la empresa que se encarga de hacer cumplir el testamento del artista.

Los seguidores de Jeff Buckley no son los únicos que pueden ser expulsados de Napster. El usuario que se atreva a descargar alguna canción del grupo estadounidense Metallica podrá comprobar cómo, casi inmediatamente, es vetado para futuras visitas. Pero Metallica, a diferencia de Buckley, no expulsa a sus seguidores con el fin de mantener su calidad artística, sino por una mera cuestión de dólares.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios