BAQUIA

Los sistemas P2P seguirán medrando hasta 2005, según The Yankee Group

A pesar de los denodados esfuerzos de la industria discográfica por acabar con los sistemas gratuitos de intercambio de ficheros musicales (Kazaa, Moprpheus…), las redes P2P (peer to peer) seguirán creciendo y alcanzarán la cumbre en 2005, según predice The Yankee Group.

El año pasado volaron de PC a PC gracias programas como Kazaa o Morpheus unos 5.160 millones de archivos de audio sin la autorización del propietario de los derechos de autor, cifra que aumentará hasta los 7.440 millones en 2005. A partir de ese año el fenómeno empezará a declinar, y en 2006 \’sólo\’ serán 6.330 millones las canciones intercambiadas de forma \’ilegal\’.

Sólo a través de Kazaa, quizá el programa más popular tras la muerte prematura de Napster y AudioGalaxy, se puede contactar, de media, con unos 3 millones de usuarios que comparten alrededor de 400 millones de archivos (aunque hay que tener en cuenta que en Kazaa se encuentran todo tipo de ficheros, no sólo mp3). El Kazaa Media Desktop ya ha sido descargado unos 115 millones de veces, más de dos millones en la última semana. Sin embargo, es más que probable que Kazaa no sobreviva hasta 2005, ya que está en el punto de mira de la industria desde hace tiempo.

El informe de The Yankee Group supone una bofetada para las iniciativas de las discográficas, que han lanzado sus propias plataformas de pago para descargar música (MusicNet y PressPlay) que no terminan de arrancar. Los sistemas por suscripción han atraído hasta el momento a unos 100.000 usuarios. La última estrategia de Recording Industry Association of America (RIAA), que hasta ahora sólo ha sentado en el banquillo a las empresas promotoras de sistemas de intercambio, consiste en llevar la lucha anti-piratería hasta las casas de los usuarios, amenazando con meter entre rejas a los más procaces.

La RIAA estima que la piratería a través de Internet ha escamoteado un 5% de las ventas de música en 2000 y 2001. Yankee coincide en que las descargas de la Red contribuyen significativamente al descenso de ventas, pero al declive de la industria se unen otras muchos factores. Al igual que proclamase Forrester en un informe reciente, Yankee coincide en que las discográficas debería facilitar a la gente encontrar, copiar y pagar por la música en Internet. Si hacen bien los deberes, los servicios de pago asomarán la cabeza en 2005, y las descargas musicales significarán el 17% de las ventas para 2007, según Forrester.

El problema de la industria es que no supo reaccionar con inteligencia ante la ruidosa aparición de Napster, optando por golpear con la maza del juez a los rebeldes en lugar de dedicarse a estudiar alternativas. En 1999, la venta de discos (1,2 millones de unidades en EEUU) supuso 14.600 millones de dólares, momento desde el cual, con la llegada de Napster, comenzó el descenso. Que Internet pase de ser el enemigo público número uno a un aliado sólo depende de las discográficas.

Este año, Yankee estima que 500.000 usuarios se suscribirán a sistemas de pago, generando 21,7 millones de dólares de ingresos. Cuando la industria afine el modelo de negocio, para 2007, habrá 65,6 millones de suscriptores que gastarán 5.800 millones de dólares.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios