BAQUIA

Los trabajadores de Quiero TV salen a la calle para mostrar su indignación

Los trabajadores de la plataforma de televisión digital terrestre Quiero TV se concentraron ayer frente al Ministerio de Trabajo para exigir a la administración que no acepte el expediente de regulación de empleo presentado por la compañía el pasado 28 de Junio, que afecta a 163 personas.

Actualmente la plantilla se encuentra en negociaciones con la empresa para salvar la máxima cantidad de empleos posible, en precario desde que el Consejo de Administración decidiese interrumpir las emisiones a los 90.000 clientes de Quiero TV en la medianoche del domingo 30 de Junio. Esa medida persigue, según los trabajadores, obligar a la administración a retirar la Licencia de Televisión Digital Terrestre (TDT) para justificar la pérdida de puestos de trabajo contemplada en el expediente de regulación.

Mañana, los trabajadores se volverán a manifestar, esta vez frente a sede la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

En un comunicado enviado a los medios de comunicación, firmada por 82 trabajadores de Quiero Televisión S.A, explican los motivos de su indignación:

    \”Hace más de una semana que Quiero TV dejó de emitir programación de TV, en contra de la opinión de la ministra Anna Birulés, en contra del espíritu de la ley que le dio la concesión, en contra de los miles de abonados y del centenar y medio de empleados. Esto se considera falta muy grave por la ley de TV privada, con sanción máxima consistente en la extinción de la licencia. Justamente los accionistas y dirección de Quiero buscan la pena máxima del incumplimiento de la legislación vigente ya que para ellos es la liberación de sus penas: pésima gestión en un servicio público cuya concesión se otorgó para 10 años. ¡Menudo plan de negocios debió hacer alguna lumbrera! cuando en poco más de dos años todo se ha ido al traste, incluyendo varias ampliaciones de capital sucesivas.

    La primera TV digital terrestre y más avanzada del mundo se cierra por la incompetencia de una dirección que no ha sabido gastar adecuadamente una enorme cantidad de recursos económicos, un esfuerzo tremendo de la plantilla de empleados —trabajando durante mucho tiempo en unas condiciones lamentables— para sacar adelante los servicios (en enero del 2000, uno de los gurús extranjeros contratados para poner esto en marcha vaticinó que en menos de un año no se podría poner el servicio comercial, a los 4 meses se iniciaban las transmisiones comerciales y con servicios interactivos). Sin embargo todo esto no ha servido de nada.

    Ningún medio de comunicación se hace eco de la situación, se da por hecho que Quiero TV está cerrado, lo que no es cierto todavía.

    La administración permite que se vulnere la ley, creada para entregarle la concesión a Quiero (único candidato) con doña Anna Birulés como directora general de la Retevisión de entonces, y actual ex ministra del ramo. No hay ningún tipo de sanción. ¿Qué tipo de negociaciones se llevan a cabo?, ¿qué tienen que ocultar ambas partes para que se mantenga este silencio?

    Mientras tanto Mr. Wop agoniza, más de 160 personas se van a la calle en este cierre encubierto bajo la careta de un expediente de regulación de empleo, la sociedad de la información y la TV digital terrenal sufren otro duro varapalo y nadie, salvo los clientes de Quiero que han visto como sus pantallas se quedaban negras (de luto) se entera de nada.\”
    www.quierotelevision.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios