BAQUIA

Luces y sombras de los dominios multilingües

Hace pocos días se anunció a bombo y platillo que se iban a implantar nombres de dominio que soportaran caracteres internacionales procedentes de 70 países, la mayoría procedentes de países europeos.

Entre los nuevos caracteres destaca poderosamente nuestra querida letra Ñ, pero también se incluyen las tildes o la cedilla (Ç}, que tanto usan en determinadas comunidades autónomas españolas, algo de lo que se alegran sobremanera nuestros vecinos franceses. Esto se consigue gracias a un sistema desarrollado por Verisign que reinterpreta estos símbolos con un código llamado UTF, de manera que España.com se convertiría automáticamente en bq–absxg4db6fqq.com.

En teoría, todo estupendo. Haciendo caso a varios registradores y a muchos medios de comunicación, se abría la veda de los dominios nacionales. El resultado es que mucha gente lleva varios días reservando con alegría y alborozo este tipo de nombres, entre ellos muchas empresas preocupadas por que les roben su marca registrada con pequeñas variaciones.

Pero las cosas aún no están nada claras. Cualquiera que entre en los registradores e introduzca su anhelado nuevo dominio multilingüe, puede que se encuentre con un mensaje muy peculiar (mejor o peor escondido dependiendo del registrador) que advierte de ciertas peculiaridades poco tranquilizadoras.

Por ejemplo, en Register.com el mensaje es éste: "De momento, la central de registros está soportando el registro de nombres de dominios con caracteres internacionales como parte de un experimento. Los nombres de dominio con caracteres internacionales aún no están listos, no son funcionales y no pueden ser usados para albergar webs, tener correos electrónicos o ninguna otra actividad relacionada con los DNS. Si registra un nombre de dominio con caracteres internacionales está asumiendo el riesgo de que su nombre de dominio sea temporalmente o permanentemente suspendido o denegado.

Además, los sistemas de codificación, los protocolos, y las otras tecnologías que habilitan estos caracteres internacionales no están bajo nuestro control y pueden ser alteradas sin aviso previo, y puede que no impidan que otra gente registre el dominio con caracteres internacionales que usted tenía registrado. Usted asume todos los riesgos que dichos cambios puedan causar".

Más claro, el agua.

Los imposibles dominios con Ñ

Entonces… ¿Qué es realmente lo que tiene aquel que haya registrado un dominio con Ñ o tilde? Según Jordi Hinojosa, director general de Nominalia, lo que poseen es un preregistro NO operativo. "Tu preregistras pero no puedes hacer nada con ese dominio, te cobran por tenerlo en la base de datos hasta que deciden que ya puede funcionar.".

Pero no sólo es que estos dominios actualmente no funcionen, es que existe la posibilidad de que no lo hagan nunca. Por una parte la ICANN está teniendo sus más y sus menos con Verisign por culpa de su sistema multilingüe y está intentando que los retiren porque no cumplen con los estándares de la IETF (Internet Engineering Task Force).

Por otra parte, Beatriz Plaza, del departamento de comunicación de Arsys, reconoce que existe la posibilidad de que no salgan adelante por motivos puramente técnicos: "Adaptar las DNS al uso de estos caracteres es algo que aún no esta solventado", aunque a título personal cree que sí lo harán pese a estos problemas.

Hinojosa es más enérgico al respecto: "Podría darse perfectamente la situación de que todos estos registros no valgan nunca para nada. Es un experimento que Verisign está financiando con sus clientes Los caracteres orientales, que se empezaron a registrar en noviembre, no funcionan, y la gente que pagó en su momento está pidiendo que les devuelvan el dinero. En España, ya verás como estamos igual dentro de 3 meses", concluye.

Es decir, están vendiendo y cobrando por un producto que no está acabado y que ni siquiera se tiene la seguridad de que funcione alguna vez. Es como si alguien consintiera en pagar por un coche a medio fabricar sin saber si algún día funcionará, ni siquiera si podrá quedarse con la parte que ya ha abonado.

Jordi Hinojosa: "Nosotros no queríamos meternos en esto, y lo vamos a hacer porque nos obliga el mercado. Hemos pasado el test de Verisign deprisa y corriendo. Yo, particularmente, me siento un poco mal porque estamos ofreciendo y cobrando por algo que no funciona".

Dominios en la primera fase

Hasta el día 26 de febrero, lo que ha estado haciendo la gente es solicitar el dominio deseado mediante un formulario o enviado correos electrónicos a las distintas empresas que han dado este servicio. "Es un punto bastante oscuro, no ilegal, pero poco claro", reconoce la portavoz de Arsys, una de las empresas que ha estado llevando a cabo esta práctica.

Funciona mas o menos así: estas empresas han ido guardando las solicitudes sin comprometerse a nada, y el día 26 las han enviado, en el orden que ellas han querido, a Verisign, que es quien gestiona Whois y quien concederá los dominios. En teoría debería tener en cuenta criterios temporales, el primero en llegar es quien se lo queda, pero de la manera que lo han hecho es poco exacto.

Desde el día 26 la cosa se ha normalizado un tanto. Estos dominios ya están integrados dentro de la base de datos Whois. Es decir, operan como cualquier otro dominio: se puede consultar quien posee un determinado nombre, ver si está libre, y en ese caso registrarlo.

Quién registra y cuánto cuesta

Aquellos que continúen estando interesados en hacerse con un dominio multilingüe pueden acudir a cualquiera de los 30 registradores internacionales certificados por Verisign o a las empresas que efectúan registros mediante estos registradores.

Nominalia e Interdomain son los registradores autorizados en España (no hay ninguno latinoamericano), pero también o existen varias empresas distribuidoras que desempeñan esta tarea como Arsys, distribuidor de Network Solutions, o Internet Names World Wide España.

Los precios varían bastante. En los registradores internacionales más populares como Register.com las tarifas son las mismas: 50 dólares por dos años. Algunos sitios, como Arsys, cobran más: 29 dólares al año ahora que están de oferta de lanzamiento, y luego pretenden incrementarlo. Otros como Nominalia ofrecen estros dominios algo más baratos, 20 dólares, por que consideran que no pueden cobrar lo mismo por un dominio con el que no se puede hacer nada de momento, y quizás nunca.

¿Un nuevo paraíso para los ladrones de dominios?

Sí y no. Aunque muchas empresas han registrado sus nombres de dominio con las variaciones de los caracteres nacionales para evitar posibles robos, otras muchas han visto como particulares se los robaban, con la consiguiente y natural preocupación. Beatriz Plaza reconoce que "la verdad es que no sé si las empresas lo registran para utilizarlos o simplemente para evitar que otros se los apropien".

Pero la cuestión es si realmente importa que alguien se lo apropie, cuando en realidad no lo va a poder utilizar.

Jordi Hinojosa aconseja a sus clientes que estén tranquilos, "porque no creemos que estos dominios vayan a ninguna parte, pero si hay algún conflicto, que no cedan al chantaje, que esperen, y si funcionan, ya lo solucionará la WIPO".

La relativa utilidad de estos dominios

Efectivamente, es muy relativa. Aún suponiendo que funcionasen perfectamente, aquellos internautas que no tengan teclados con estos caracteres nacionales no podrán emplearlos, lo cual es desperdiciar el ámbito mundial que aporta la Red. Y hay otros problemas, como que la mayor parte de los programas de navegación (browsers) no los admiten. Por ejemplo ni la última versión de Netscape ni el Explorer de Microsoft los soportan, a menos que sus usuarios descarguen los parches correspondientes de la Red.

Jordi Hinojosa resta relevancia a los dominios multilingües: "Yo no creo que estos dominios sean importantes en absoluto. Su uso es limitado: no sirven para tener correos electrónicos. De hecho, ni el .es ni el .eu, que se debate hoy en Bruselas, contemplarán estos caracteres. Toda la cobertura informativa ha sido desproporcionada e inexacta, ya verás como dentro de unas semanas ya nadie se acuerda de los dominios con Ñ".

Y añade: "Hay un concepto básico, muy importante, pero que todo el mundo olvida al hablar de este tema. Los dominios se inventaron para ayudar al internauta, para facilitarle la vida, esa es su razón de ser. Y todo esto no ayuda en absoluto, únicamente genera más confusión".

 

Destacado:

Es como si alguien consintiera en pagar por un coche a medio fabricar sin saber si algún día funcionará.

"Ya verás como dentro de unas semanas ya nadie se acuerda de los dominios con Ñ"


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios