BAQUIA

MarchFirst salva alguno de los muebles, aunque no la casa

Después de un rosario de nefastas noticias que incluyeron despidos y la suspensión de su cotización en el Nasdaq, MarchFirst ha podido tomarse un pequeño respiro. DivineInterventures, la otrora famosa incubadora de Andrew Filipowski, se hará con parte de los activos de la consultora, en concreto con 130 millones de dólares de cuentas a cobrar, 19 o 20 oficinas y el ASP HostOne. A cambio, Divine pagará 10 millones de dólares en metálico y 60 millones en forma de un pagaré a cinco años.

Lo malo es que según el contenido de un correo distribuido a algunos de los empleados, el resto de los activos podría tener un peor destino. En él se habla del cierre progresivo del resto de las operaciones y de la matriz de MarchFirst, aunque por el momento se descarta la posibilidad de declarar la compañía en bancarrota. En cualquier caso, negros nubarrones se ciernen sobre MarchFirst.