BAQUIA

Márketing personalizado: cuando el cliente es el rey

El márketing personalizado es la respuesta perfecta, e insustituible ya, para satisfacer los requerimientos de los clientes y usuarios. En el mercado del siglo XXI ya no sirve eso de vender sin diferenciación alguna del target. El cliente pide productos a medida y servicios personalizados capaces de satisfacer sus problemas de negocio.

Ejemplos de empresas y webs que están haciendo las cosas bien hay muchos, pero hoy vamos a fijarnos concretamente en 121 Time, una página que ofrece relojes al gusto del comsumidor.

121 Time ha entendido los nuevos entornos de negocio a la perfección. Se trata de una web suiza, la mejor del año pasado, que vende relojes totalmente personalizados, hechos a la medida -y a los deseos- de cualquier persona. Si quiere sorprender a su pareja en el próximo aniversario, cumpleaños o cualquier otra fecha especial, regalarle un reloj a su medida puede ser una excelente y duradera opción.

Lo primero que recomienda a sus visitantes, lógicamente, es que midan el tamaño de sus muñecas. Se trata de conseguir no sólo un producto único para cada usuario, sino también lo más cómodo posible. La web permite descargar una página (en formato pdf) que explica la mejor manera de hacerlo. Luego llega el momento de comunicarles el resultado de la medición. A continuación, elija el tipo de letra e introduzca el texto que quiere que figure en el reloj, los símbolos amorosos o de amistad, etc. En definitiva, usted puede poner las palabras, dibujos o contenidos que desee. En 121 Time, el cliente es el rey.

Segmentación

Porque los usuarios quieren exactamente lo que quieren en el lugar, momento y forma que quieren. 121 Time, conocedora de esto, satisface esta demanda contemplando la segmentación para suministrar bienes y servicios individualizados con eficiencia. Se convierte así en experta en márketing personalizado: el cliente gana un mejor servicio y la compañía, a medida que aprende de sus compradores, puede proporcionarles lo que desean, elevando barreras más sólidas para la competencia.

El objetivo final es facilitar cada vez más la compra al cliente, pues a partir de ahí aparecen operaciones más eficientes, menos costosas y ciclos más rápidos para las compañías. Las empresas necesitan entablar y mantener relaciones duraderas porque está demostrado que cuanto más tiempo los clientes permanecen fieles a una empresa, más le aportan en términos de rentabilidad, debido al mayor volumen de compras, el coste más bajo de las operaciones, las referencias, el mayor precio que están dispuestos a pagar y el menor coste de adquirirlos.

Y por eso Internet es tan importante en este sentido. Porque aporta la posibilidad de tener una ventana abierta al mundo, de ser empresas innovadoras y actuales, de poder comunicarse con los clientes personalmente, de ajustar las ofertas a sus necesidades y de dirigirse a ellos con nombres y apellidos. La Red permite dar a conocer información difícil de publicar en otros medios, que puede ser consultada por cualquier persona desde cualquier parte del mundo.

Nueva mentalidad

Internet ha traído consigo un profundo cambio de mentalidad. La Red implica una actualización continua, una disponibilidad y una gestión de la información rápida, ágil y barata, con todo lo que ello supone. Su utilización en las empresas no pretende eliminar los canales tradicionales existentes, sino que se considera una herramienta complementaria y de apoyo que ofrece nuevas e intensas posibilidades.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios