BAQUIA

McLuhanizando los Móviles

El principio central y joya de la corona de las teorías de McLuhan eran sus \”Leyes sobre los Medios\”. Estas leyes no eran respuestas, sino preguntas que McLuhan brillantemente aplicó a los medios de su era – teléfonos fijos, radio, y televisión. Para analizar un medio, McLuhan formulaba cuatro preguntas: ¿qué es lo que el medio REFUERZA, intensifica o acelera?, ¿REDUCE, invierte o disminuye?, ¿RECUPERA?, o ¿DEJA OBSOLETO?

Apliquemos estas preguntas al móvil. Respuestas:

1. El móvil REFUERZA:

– La capacidad de los individuos para comunicar y organizar actividades con otros individuos, como planificación estoy en un atasco acciones colectivas -manifestación mañana en el centro- solidaridad social, te quiero pichón, control apaga la televisión y haz tus deberes ahora mismo.

– La variedad de tipos de comunicación disponibles y el criterio para elegir el tipo relevante en cada momento. Si uno posee un móvil con cámara y capacidad SMS puede / debe elegir: dónde comunicarse y cuál será el peso relativo del texto, de las imágenes, y de la voz.

– Nuestra capacidad de introspección. La topología central de la vida era nuestra orientación en el espacio físico, que empezaba de los ojos para adelante. Las personas introspectivas tienden a \”orientarse\” desde el mismo punto (los ojos) pero para atrás / adentro, hacia sus propios procesos intelectuales y emocionales. Los móviles, refuerzan este último tipo de orientación introspectiva (mental), y disminuyen la primacía de lo espacial (ojo).

– Inmediación y frecuencia de contacto telefónico.

– La cantidad y la importancia de documentos digitales que podemos llevar.

– La ubicuidad de la información.

2 El móvil REDUCE

– La Libertad. Inicialmente el móvil se vio como un medio de liberación. Recordemos el inocente inicio de dispositivos móviles, viene a nuestra mente la imagen de una persona en una playa paradisíaca haciendo negocios vía portátil y teléfono móvil: No tengo que estar a la oficina. Puedo hacer lo que tenga que hacer desde la playa. Por supuesto, ahora esta es una imagen de esclavitud: Siempre estoy (conectado) en la oficina, incluso en la playa.

– La sincronización. El mismo proceso de individualización que paso con \”el tiempo\” (el reloj y la hora) ha llegado a su extremo con las \”comunicaciones\”. Para saber la hora al principio se usaba el sol, después el reloj del pueblo -normalmente el de la iglesia, después el reloj de la casa y finalmente el reloj de muñeca. Lo mismo ha pasado con la \”comunicación\” hasta el móvil. Esta ultra-individualización -al igual que casi todos tenemos un reloj, casi todos tenemos un móvil- genera un fenómeno de inversión de la \”sincronización del tiempo\”: las personas no se encuentran en tiempos y lugares específicos predeterminados, sino que operan más fluidamente, negociando tiempo y lugar en tiempo real a medida que atraviesan el espacio.

– La duración y profundidad de las llamadas: en muchos países, la duración de una llamada local desde un fijo es ilimitada por no tener coste mientras que la duración de una llamada desde un móvil es limitada por el alto coste, la vida de la batería, la calidad del sonido, y el sentimiento constante de que me estoy ganando un cáncer de cerebro. Parece que desde que las personas han pasado a usar móviles las llamadas son más frecuentes pero más cortas. El hecho de que desde un móvil llamar cerca o lejos no supone un cambio de precio hace que la gente llame a, por ejemplo, su madre más a menudo, pero el hecho de que se hagan en un sitio público implica que la mayoría de las llamadas sean menos personales.

¿qué es lo que el medio refuerza , intensifica o acelera?

– El espacio público. Los móviles crean un espacio privado en el área pública. De hecho, dentro de este espacio es frecuente que nos perdamos algo de lo que está pasando en el área publica y que pudiera habernos interesado. Cosas que habría visto si no caminara mandando SMS, MMS o hablando… Ahora las personas hablan por móvil en voz alta en espacios públicos sobre cosas que nunca dirían durante el almuerzo en caso de que alguien escuchara detrás de las puertas. De alguna manera, olvidan que están en áreas públicas, están tan concentrados en hablar a la otra persona que pierden la conciencia de su presencia física para enfocarse en su \”presencia móvil\”. Es fácil percibir este cambio observando los ojos de los que hablan, existen variaciones: \”el barrido\” y \”la fijación\”. En \”el barrido\”, los ojos se mueven mucho, generando un contacto fugaz con personas de la vecindad, como si buscaran la cara ausente de la persona con quien está hablando. En \”la fijación\”, los ojos enfocan un solo punto, o miran fijamente en la distancia, como en un esfuerzo por conjurar la presencia del que sólo pueden oír. La privatización del espacio público ya empezó con la invención de la imprenta. En el siglo XVI en los viajes en carrozas ya había personas que se quejaban de que era imposible mantener una conversación con la gente que tenía la mala educación de leer un libro … El Walkman también es un buen ejemplo de privatización del espacio público.

– Introspección. Las tecnologías \”always on\” (siempre encendido / conectado) como el móvil nos mantienen conectados, hablando, mandando mensajes, navegando y jugando a todas horas de nuestra vida. Está desapareciendo la soledad , necesaria para la introspección y contemplación.

3. El móvil RECUPERA

– La dimensión oral. El móvil recupera la \”tradición oral\” que, como McLuhan afirmó, fue suplantada por las comunicaciones \”impresas\” unidireccionales, que a su vez fueron reemplazadas por la comunicación \”eléctrica\” también unidireccional. Con SMS o vía la voz, el móvil permite volver al más viejo de los medios de comunicación: \”el habla\”.

– Nuestra visión de nuestro entorno. Algunas de las aplicaciones de la tecnología Móvil, como los servicios de localización o el moblogging nos dan la sensación de que estamos redescubriendo nuestra realidad (vida, ciudades, hogar).

4. El móvil deja OBSOLETO

– La oficina. Ciber-nómadas ya se agrupan en hot-spots (conectados por WiFi), emigran a la copistería más cercana si es necesario imprimir, y abandonan sus oficinas para sentarse en parques con sus portátiles conectados por GPRS en días soleados.

– La influencia de los mass-media. La tecnología móvil dejará en desuso los medios masivos como arma de influencia.

– Las cabinas. El móvil ha hecho que las cabinas telefónicas estén casi obsoletas… aun cuando han sido recicladas y WiFi-cadas en puntos de acceso inalámbrico en algunas partes del mundo.

Stéphane Cerf, es gerente de h-ad.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios