BAQUIA

Meta4 se aleja del precipicio

La calma vuelve a planear en la sede de la empresa española Meta4. Pocos de sus responsables olvidarán los últimos meses, convertidos en un constante ir y venir en busca de financiación para poder sobrevivir en tiempos de crisis. La negativa coyuntura que atraviesa el sector tecnológico afecta a todos por igual, incluso a las \’niñas bonitas\’ que hace un año presumían de ser intocables y esbozaban una ligera sonrisa de superioridad cuando se mentaba la palabra crisis. Meta4 acaba de demostrar que es como las demás.

Tras un razonable esfuerzo, el dinero por fin ha entrado en la compañía. Los 24 millones de dólares necesarios para seguir operando ya se encuentran en manos de esta empresa de venta de software de recursos humanos y una de las pocas representantes españolas en el mercado del B2E (Business to Employee). General Atlantic Partners y Excel Partners, sus dos principales inversores financieros, decidieron darle otra oportunidad a la empresa creada en 1991 por dos Juanes: Morán y Vila. Pero el dinero no se regala. A cambio, han impuesto ciertas condiciones.

En primer lugar, las temidas palabras recorte de gastos ya se han escuchado en Meta4. Temidas porque, invariablemente, conllevan que el responsable de recursos humanos tenga más trabajo de lo habitual expendiendo finiquitos. Se desconoce la cifra exacta de despedidos en la compañía, aunque fuentes cercanas aseguran que al menos un 10% de los trabajadores ha abandonado la empresa de forma obligatoria.

En segundo lugar, los responsables de Meta4 van a reorientar la actividad con el lógico fin de obtener un rápido retorno de la inversión y con bajo riesgo de rentabilidad.

De igual forma, se ha llevado a cabo una transformación en el Consejo de Administración. Desde este momento, la figura del presidente de Meta4, Joaquín Moya-Angeler, quedará eclipsada por Loek van de Bogo, que asumirá el cargo de CEO. Con una carrera ligada a la industria del software, y más concretamente a Oracle, van de Bogo capitaneará un barco que ya ha dado muestras de fragilidad.

Todo queda en casa

A pesar de que Moya-Angeler se ha apresurado a calmar las aguas asegurando que Meta4 no está entrando en una crisis sino que está saliendo de ella, las cosas no volverán a ser iguales en la sede madrileña de esta compañía que hace unos meses se comía el mundo. No había mercado que dejara de tantear y su fortaleza era signo del buen momento que disfrutaba la economía mundial. Su desplome arrastró a Meta4 y, con ello, sus previsiones de expansión cambiaron radicalmente.

La actividad se ha frenado abruptamente en EEUU, lo mismo que en Alemania, donde Meta4 tenía que hacer frente a sus dos competidores más poderosos, SAP y Peoplesoft. Y no es un deseo, sino una obligación, ya que el acuerdo de financiación incluye la ralentización de la expansión. El crecimiento a cualquier precio ha terminado. Desde ahora sólo mercado selectos y de calidad. Como reconoce Moya-Angeler, \”este nuevo enfoque dará lugar al cierre de algunas de las operaciones de Meta4\”, aunque proporcionarán \”reducciones sustanciales en gastos de distribución, investigación y desarrollo (I+D) y administración\”.

El punto más fuerte de la estrategia reside ahora en potenciar los mercados en los que mejor se han desarrollado las cosas. España, Francia, Reino Unido y América Latina serán los únicos escenarios sobre los que se encenderán los focos de Meta4

Coiutus interruptus bursátil

El principal error de la firma en este tiempo ha radicado en su exceso de confianza. Su similitud al resto de las empresas del sector no ha acabado por implantarse en la cabeza de los máximos responsables de la empresa, que siempre han sobrevalorado sus posibilidades. Ahora salen de la ducha fría temblorosos y con la lección bien aprendida.

Un exceso de confianza se produjo, por ejemplo, cuando se anunció la salida de la empresa al Nuevo Mercado español. La fecha estaba fijada para el 19 de julio, pero las eternas \”malas condiciones del mercado\” obligaron a aplazar el lanzamiento de su Oferta Pública de Venta de acciones sine die.

A pesar de que Joaquim Moya-Ageler reconoció su desilusión al verse obligado a posponer la colocación de sus acciones por valor de 55 millones de euros, aseguró que \”cotizar en el Nuevo Mercado sigue siendo un objetivo prioritario que pensamos llevar a cabo tan pronto como las condiciones de las compañías de software de menor capitalización sean más favorables\”. Ese momento, al parecer, todavía no ha llegado.

Esas fueron las palabras esgrimidas por el presidente de la compañía. A juicio de los analistas, la situación era muy diferente. Una escasa demanda de los títulos, sobre todo en la rama institucional, hizo echar el freno en el último instante. El tramo minorista se sobresuscribió siete veces, mientras que el institucional internacional lo hizo 1,5 veces.

Aun así, Meta4 no es ningún novato en lo que significa cotizar en Bolsa. Desde julio de 1999 sus acciones se encuentran en el Easdaq, donde se estrenaron a 15 euros. En marzo de 2000 cada título se cotizaba a 37 euros; es decir, los accionistas habían conseguido una revaloración del 1.000% en sus valores. Eran otros tiempos.

La cruda realidad se comenzó a percibir en septiembre, mes en el que las acciones valían 5,75 euros; en diciembre la curva caía en picado hasta alcanzar los 2,70 euros. Invertir por aquel entonces en Meta4 era una tarea que estaba reservada sólo a los más arriesgados.

La pérdida de valor de las acciones hizo saltar la alarma en las oficinas de la empresa. O se encontraba financiación en un mes o la compañía estaba abocada a irse la quiebra de cabeza en el mes de febrero. Cunde el pánico. Se presentan los resultados del último trimestre. Las cosas no pueden ir a peor. Un total de 10,9 millones de euros de pérdidas. La facturación cae un 7%. Comienza a conocerse el nombre de los primeros despedidos…

En apenas un mes la situación se ha calmado. Los nuevos directivos tienen las cosas claras y se saben de memoria dónde han cometido los principales errores. Con la entrada de los 24 millones de dólares, Meta4 disfruta del suficiente margen como para comenzar a caminar sola, sin la ayuda de un grupo de inversores con poca paciencia y la billetera cada vez más vacía.

El margen de maniobra del que dispone la compañía le permitirá presentarse en igualdad de condiciones en los futuros acuerdos a los que llegué con otras firmas. Indra, Telefónica Móviles, Caixa de Catalunya y Generale Des Eaux (perteneciente al Grupo Vivendi), son sólo algunas de las empresas que utilizan el software de recursos humanos de Meta4. Además, en septiembre creó una joint venture con Terra, un aspecto que demostró su decidida vinculación y apuesta por Internet.

La mayor parte de los expertos coinciden en achacar a un defecto en la gestión empresarial el hecho de que Meta4 no hay despuntado en el mercado. Además reconocen que los productos que comercializa son de una excelente calidad y que sus clientes están satisfechos con ellos. A esto se une que gran parte de sus clientes son multinacionales, con lo cual pueden trasladar las aplicaciones a sus filiales.

Inventores del B2E

Durante los últimos meses, están reforzando su actividad en el sector del B2E, o comercio electrónico entre empresas y los empleados. La iniciativa se puso en marcho el pasado mes de abril bajo el nombre meta4you.com. Para ella se contó con la colaboración de la consultora McKinsey.

El B2E consiste básicamente en tener contento al empleado facilitando las demandas tradicionales como consulta de nómina, petición de vacaciones o solicitudes varias además de poder acceder a un canal de comercio electrónico a través del cual la empresa le facilitará ofertas personalizadas, descuentos automáticos al comprar a través de colectivos, hacer la declaración de la renta o conectarse con su banco.

En este servicio pondrá la empresa presidida por Joaquim Moya-Angeler todos sus esfuerzos. A partir de ahora las cosas ya no volverán a ser iguales. No sólo por el hecho de que la compañía deje de tener capital español mayoritario, sino sobre todo porque han estado durante dos meses colgados del precipicio. La primera vez se han salvado.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios