BAQUIA

Microsoft elabora el mapa de la piratería de software en España

Microsoft Ibérica ha radiografiado el canal de venta de software español a través del programa “Mystery Shopper” (comprador anónimo), una iniciativa que se ha convertido en la mejor forma de pulsar la actividad legal e ilegal que se desarrolla en las tiendas de software en nuestro país. Según los resultados obtenidos en la última campaña del ‘comprador anónimo’, celebrada durante el mes de marzo, Microsoft habría reducido en casi un 50% la cifra de empresas que previamente habían sido detectadas como vendedoras de programas piratas.

Uno de los datos más reveladores de Mystery Shopper es que aproximadamente la mitad de las empresas que venden o instalan software pirata lo hace por “desconocimiento legal”. En la mayoría de las ocasiones se dedican a cargar en el ordenador que están vendiendo una copia pirata del sistema operativo facilitada por el comprador, sin saber que desde ese momento asumen la responsabilidad legal de esa acción.

Aún así, la otra mitad de las empresas que vendían software ilegal ha manifestado una declarada voluntad por mantener este tipo de actividad. Contra estos últimos la compañía emprenderá, acciones legales directas, haciendo especial hincapié en aquellos que manifiestan una clara voluntad de seguir haciéndolo. En esta decisión también han influido las peticiones del canal legal, que lleva tiempo reclamando a la industria que tome medidas efectivas para acabar con una competencia desleal que les está provocando importantes pérdidas económicas. En los próximos días se emprenderán acciones legales contra alrededor de 100 de estas últimas empresas.

La piratería en España

Respecto a la distribución geográfica del canal pirata, el estudio Mystery Shopper revela que en España un 41% de las tiendas informáticas venden software pirata. Madrid, con un 42%, se sitúa muy cerca de esta cifra, mientras que en Barcelona asciende al 54%. Por autonomías, la Comunidad Valenciana es la que presenta el menor índice de piratería, con un 22%. Las provincias más legales son Lugo, Palma, Valencia y Málaga, en las que en ninguna se supera el 20%.

Antecedentes

La piratería está considerada como uno de los principales lastres que afectan al desarrollo de la Sociedad de la Información en nuestro país y supone una merma importante para el producto interior bruto. De hecho, si se redujeran 10 puntos el actual índice de piratería de software (44% según un estudio de IDC), el PIB español se beneficiaría con más de 2.892 millones de euros anuales y se generarían más de 6.200 nuevos puestos de trabajo en el sector tecnológico. Además la Administración ingresaría mas de 400 millones de euros en concepto de impuestos. Además de presentar unos índices de piratería elevados, el caso español es particularmente llamativo porque no sólo se concentra en el consumidor final y empresas, sino en el propio canal que distribuye el software.

El proyecto Mystery Shopper nació con el objetivo de ofrecer unos datos fiables y contrastados sobre esta realidad. Su primera fase comenzó a finales de 2003 y concluyó a finales de 2004. En este periodo se visitaron más de 4.300 empresas vendedoras de software y se registró un índice de piratería del 41%. Paralelamente, la compañía inició una segunda fase de “activación comercial” para ofrecer a las empresas identificadas como vendedoras de software pirata la posibilidad de incorporarse al canal de venta legal mediante una intensiva campaña de formación técnica y comercial y otras iniciativas que les permitían acceder a los productos oficiales a menor coste. La tercera y última fase, de la que hoy se presentan resultados, se puso en marcha a principios de marzo con la segunda visita a las empresas vendedoras de software pirata.

Para Emilio Quiroga, responsable de Software Legal de Microsoft, “el objetivo de acabar con la piratería en el canal de distribución está siendo la preocupación de todo el sector, donde empresas, administraciones públicas y usuarios siempre saldrán beneficiados. Por un lado no debemos perder el tren del desarrollo de la sociedad de la información y acabar con un elevado índice de piratería que nos sitúa en el furgón de cola en Europa. Por otro, debemos asumir un compromiso con la calidad en el servicio al usuario, que se ve perjudicado por un producto sin garantías ni con las prestaciones que pretendía adquirir, y que en muchas situaciones supone además una forma de imponer unas prácticas ilícitas que dificulta la libre competencia en España.”

Para más información: http://www.microsoft.com/spain/piracy


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios