BAQUIA

Microsoft no quiere tratos con los estados rebeldes

La empresa de Redmond se negó en redondo ayer, día de presentar argumentos finales en el proceso que se trae entre manos, a aceptar la sugerencia de la juez Kollar-Kotelly de suavizar su postura y replantearse aceptar algunas de las modificaciones que ha propuesto los nueve estados que se negaron a aceptar el pacto extrajudicial que alcanzó el pasado año junto al Departamento de Justicia.

John Warden, abogado de Microsoft, ha alegado que las propuestas de los estados son “fundamentalmente dañinas”, y que “nosotros no podemos remediar este hecho cambiando unas pocas palabras aquí o allí. No podemos arreglarlo”.

Pero si Microsoft no ha dado un solo paso para poder acabar el juicio con un acuerdo y de buenas maneras, los estados de la discordia sí que mostraron un espíritu más inclinado al diálogo mientras se respetase lo que ellos consideran un requisito insalvable para evitar futuros abusos monopolistas de la compañía de Gates: compartir determinado código fuente con sus rivales para que los programas de estos puedan explotar todos los recursos de los sistemas operativos de Microsoft.

Le guste o no, parece que a Kollar-Kotelly no le va a quedar más remedio que coger al toro por los cuernos y decidir, sin contar con demasiada colaboración por parte de los implicados, si sacar adelante el discutido pacto extrajudicial o si imponer más restricciones al coloso de Redmond. La cosa se espera que se aclare a finales de este verano.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios