BAQUIA

Mis hijos y yo volamos al Caribe…sin salir de casa

Los mundos virtuales en Internet no son nada nuevo. Su utilización a nivel de experimento cuenta con aplicaciones de todo tipo. Por ejemplo, en Seattle, el Fred Hutchinson Cancer Research Center ha diseñado un entorno virtual para sus pacientes de cáncer, con la ayuda de Microsoft , la idea es ofrecerles un entorno, parecido al mundo real del propio hospital, en el que se puedan mover virtualmente cuando están impedidos de hacerlo físicamente. El experimento es parte del interés que muestra Microsoft por la utilización de estos entornos virtuales de forma comercial.

El profesor Ralph Schroeder is profesor del departamento de tecnología y sociedad en la universidad Chalmers y es el autor del estudio \”La vida social en los mundos virtuales\”. Al profesor Schroeder le preocupa el aspecto social de la interacción virtual.

Pero ahora el modelo se considera sólido y listo para su utilización comercial. La empresa There Inc. está ya llevando a cabo un estudio real utilizando su prototipo de mundo virtual. Esta vez, su modelo de negocio está cuidadosamente estudiado para que sea rentable desde el inicio. Su planteamiento tiene poco que ver con el concepto de juego y mucho más con el de experimentar con el tiempo libre. Su mundo virtual, según la revista Business 2.0\”un visitante típico de There -el nombre de su mundo es igual de momento al de la empresa- cuando se conecta recibe un regalo de 10.000 Therebucks (si luego quiere más tendrá que cambiarlos cargándolo contra su tarjeta de crédito al precio de 1.787 Therebucks por dólar) . Incluso antes de que aparezca el mundo virtual, el visitante escucha el sonido de los monos y pájaros tropicales en la lejanía. A continuación se ven las palmeras y las cabañas de un poblado tiki, con el fondo de unas montañas verdes una isla de la Polinesia (el diseño proviene directamente de la imagen satélite de la base de datos del gobierno de los EE.UU. sobre formas del Pacífico Sur). El visitante se detiene en una de las cabañas para comprar su equipo estándar, una camiseta y pantalones cortos por los que se gasta los primeros 3.199 Therebucks. Luego, quizás decida \”tirar\” 5.499 Therebucks para alquilar un patín o lanzarse al espacio en parapente\”.

El planteamiento que se ha hecho la empresa es que, la generación que vive utilizando el chat y la mensajería instantánea de forma habitual, está lista para la nueva experiencia. De momento, el propio Ministerio de Defensa de EE.UU. les ha encargado un proyecto para estudiar la interacción de terroristas en este tipo de entornos. ¿Un Irak virtual para bombardear? Por lo menos aquí no hay víctimas reales.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios