BAQUIA

MobilCom, en manos de los franceses

En estos momentos el futuro de MobilCom, el segundo operador de telefonía móvil alemán, es de lo más incierto, y todo por culpa de los franceses. El problema es que el 28,5% de la operadora alemana está en manos de France Télécom, que se dejó en ella 3.700 millones de euros, y el gobierno francés en estos momentos está estudiando la manera de sacar del agujero negro a la operadora gala, que vive arrinconada por una deuda de 70.000 millones de euros, unas posibles pérdidas semestrales de 10.000 millones y un descenso constante en bolsa (ha perdido tres cuartas partes de su valor en lo que llevamos de año).

Uno de los requisitos que más se escuchan para reflotarla es deshacerse de su participación en MobilCom, que está francamente de capa caída (cuando FT la compró, estaba valorada en 13.000 millones de euros, ahora en unos 118 millones, y no parece ser capaz de controlar sus pérdidas). Algo que en muchos sectores, sobre todo de la prensa francesa, se da por hecho. Parecer ser que también se aprobará una ampliación de capital de 15.000 millones de euros garantizada por 7 bancos.

De momento los rumores han hecho desplomarse en bolsa a MobilCom (casi un 58%) a la misma velocidad que lo hicieron las Torres Gemelas hace un año, ya que son muchos los analistas que creen que la salida del accionariado de France Télécom supondría la entrada en bancarrota de la teleco alemana. De hecho, incluso así lo han insinuado desde MobilCom, a la vez que acusan a France Telecom de “no respetar sus acuerdos financieros”.

El fundador de MobilCom Gerhard Schmid, que convirtió a esta empresa en una de las historias de éxito empresarial más importantes de Alemania y que aún posee un 40% de la empresa, ha declarado que confía en que France Telecom no les abandonará a su suerte.

En este caso, además, hay un importante componente político, ya que no se puede olvidar que la decisión que tome el gobierno galo, que posee el 55% de la teleco francesa dirigida por Michel Bon (al que se rumorea que podrían dar puerta más pronto que tarde), podría afectar a entre 5.000 y 6.000 trabajadores en Alemania, donde andan metidos en plena campaña electoral.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios