BAQUIA

Móviles bajo control paterno

Dos compañías han presentado simultáneamente en EEUU un modelo de teléfono móvil que permiten a los padres limitar las llamadas y los minutos de conversación de sus hijos. Uno es el modelo Firefly de la compañía del mismo nombre; el otro es TicTalk, de Enfora, con algunas diferencias entre ambos.

El modelo Firefly está pensado para ser utilizado desde la temprana edad de seis años. Por este motivo, su diseño es extremadamente simple, con sólo cinco botones, de los que tres cumplen las funciones básicas de un teléfono (colgar, descolgar, contactos) y otros dos son iconos del padre y la madre, con acceso directo a sus números. Otros tres botones secundarios controlan funciones como el volumen, luz o teléfono de emergencias. La agenda permite introducir hasta 20 contactos, que son los únicos autorizados a recibir o enviar llamadas.

El mayor inconveniente de este modelo es que todas las funcionalidades deben programarse con estas limitadas teclas, lo que supone un proceso un tanto engorroso. Su precio es de 100 dólares, incluyendo 30 minutos de llamadas, y las recargas cuestan 25 centavos el minuto.

El modelo TicTalk, algo más barato, es menos atractivo estéticamente, aunque más completo en sus funcionalidades. La configuración se realiza a través de una web, donde se introducen 13 números que el niño puede utilizar ilimitadamente y hasta 10 más con restricciones, incluyendo las horas a las que se puede utilizar el teléfono. Desde la web los padres también pueden enviar mensajes al móvil y crear avisos y recordatorios. Todo un panel de control móvil para los padres, pero está por ver cuantos niños y adolescentes aceptarán llevar consigo esta especie de centinela inalámbrico.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios