BAQUIA

Móviles sexuales, Reino Unido contra los pederastas y juicio contra el mayor portal porno chino

Las operadoras apuestan por el sexo para impulsar el uso de sus servicios de telefonía móvil de última generación. Así, los clientes de la francesa Orange se están hinchando de ver ver vídeos en sus móviles de mujeres duchándose o tomando el sol semidesnudas en la playa; son contenidos procedentes de los portales de las compañías wireless.

Según la filial de France Telecom, en torno a un 25% de los vídeos a los que acceden los usuarios en su portal es de contenido erótico, o lo que es lo mismo: el equivalente a un visionado de 3.330 horas mensuales.

Empresas como Vivid Entertainment Group, destacada productora de películas porno, proporciona vídeojuegos sexuales a muchas operadoras europeas. Cuando Vodafone lanzó las series de juegos EroTrix de Vivid en Alemania, Portugal y Grecia, se produjeron nada menos que 30.000 descargas en los dos primeros meses.

Los analistas estiman que el gasto en este tipo de contenidos alcanzará los 1.000 millones de dólares este año en todo el mundo, un salto espectacular teniendo en cuenta que hace algunos años era prácticamente inexistente. El año pasado, unos 21 millones de móviles en Europa occidental, 19 millones en Asia y 14 en Norteamérica tenían capacidad para albergarlos, según la consultora Strategy Analytics.

Mientras, la británica Internet Watch Foundation (IWF) ha lanzado una campaña que apunta directamente a la yugular de los miserables que descargan imágenes eróticas infantiles en el trabajo. Las últimas novedades legislativas en Reino Unido facilitan enormemente que los jefes denuncien tales conductas de sus empleados. Pero, como tienen miedo de verse también implicados subsidiariamente en procedimientos criminales, una encuesta de IWF sobre doscientas empresas concluye que el 74% de los encargados no denunciaría a los trabajadores culpables a la policía, y el 40% no tomaría ningún tipo de medida disciplinaria, tampoco el despido.

Y en China continúa la cruzada antiwebs porno. La llamada campaña gubernamental contra los excesos de la Red se centra ahora en el juicio contra el mayor portal erótico del país, que acaba de comenzar. Se trata de un sitio que llegó a tener 35 millones de visitas y 100.000 usuarios habituales registrados. Aunque se desconoce la pena solicitada por el fiscal, los precedentes no invitan al optimismo para los operadores de la página: un colega fue condenado el pasado mes de noviembre a quince años de cárcel.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios