BAQUIA

Muchas contraseñas crean riesgos de seguridad y frustración

Un estudio de RSA Security dice que manejar una gran cantidad de passwords incrementa los riesgos de seguridad y origina frustración entre los usuarios. En torno a un 25% de los entrevistados debe utilizar más de trece contraseñas en su trabajo, mientras que nueve de cada diez están frustrados por los cambios de claves que se les imponen desde la gerencia o dirección de sus empresas. Otro 30% maneja entre seis y doce contraseñas.

Y, en términos generales, el trabajo de RSA revela que los trabajadores están empleando un número increíblemente grande de contraseñas en sus oficinas. Todo esto desemboca, entre otras cosas, en una pérdida de productividad para las empresas. Los departamentos de mantenimiento tecnológico de las compañías se ven obligados a entrar en juego más veces de las que serían deseables para recuperar contraseñas perdidas u olvidadas, o establecer otras.

Así, uno de cada cinco encuestados dijo que pierde entre seis y quince minutos de trabajo cuando necesita el apoyo tecnológico de sus compañeros, mientras que el 17% deja escapar dieciséis minutos como mínimo. Por ello no es extraño que el 98% de los empleados se muestre a favor de disponer de una contraseña principal, una llave maestra, por decirlo de esta forma, capaz de facilitar el acceso al resto de passwords que sea necesario utilizar.

Otra consecuencia del maremágnum de claves la encontramos en el hecho de que dos de cada tres oficinistas apuntan sus contraseñas en papeles amarillos autoadhesivos pegados a las pantallas de sus ordenadores u ocultos debajo del teclado. Es decir, prácticamente al alcance de cualquiera

Por ello, la exigencia aplicada por numerosas firmas a su nómina, en el sentido de cambiar periódicamente su contraseña de acceso a la red interna, puede resultar contraproducente en materia de seguridad; después de haber cambiado varias veces las claves, la gente tiende a olvidar cuál es la última que debe memorizar.

Según otra compañía, SearchSecurity, las empresas deben encontrar un equilibrio entre la necesidad de proteger sus sistemas con contraseñas y las dificultades que esto causa entre su personal.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios