BAQUIA

Nace un movimiento en pro del ‘software limpio’

Toda acción conlleva una reacción. Cuando la industria discográfica \”robó\” a los internautas su Napster, aquellos aficionados al intercambio de archivos con más conocimientos de programación se encogieron de hombros y crearon nuevas redes en las que intercambiar vídeos y música. Por tanto era de esperar que ahora, con herramientas como Kazaa y Audiogalaxy bajo sospecha por incluir demasiada publicidad e incluso adoptar programas espía (adware y spyware), esos hackers melómanos volvieran a afilar sus teclados para parir nuevos programas con los que poder descargar y compartir ficheros sin miedo a ser espiados o bombardeados con anuncios. Y quien lo ha hecho tiene un nombre, o al menos un pseudónimo, se trata del Dr. Damn.

Este estudiante universitario, que se niega en redondo a facilitar su nombre, es el responsable de Grokster e iMesh. Junto a él en su página web Clean Clientes (Clientes Limpios) se han unido más programadores que también se han dedicado a limpiar herramientas de intercambio existentes o a elaborar las suyas propias en un movimiento en pro de la pureza (bien entendida) del software.

En su manifiesto el Dr Damn afirma: \”Como los desarrolladores de clientes P2P buscan una manera de hacer dinero, ellos a menudo tienden al software espía. El spyware muestra anuncios al usuario basándose en las actividades del usuarios en su computadora. Programas como Gator y Bonzai Buddy rastrean al usuario. Como si esto no fuera bastante, todo tipo de información sobre el usuario (¡tú!) es enviada a los fabricantes del software espía. La privacidad es algo que debería preocuparle a todo el mundo. Suele ser sencillo evitar usar programas que contengan spyware. Pero es frustrante encontrar que un programa que necesitas o que te gustaría usar los contiene. Este sitio está dedicado a eliminar el spyware de varios clientes de intercambio de archivos.

Ahora todas esas compañías que pretenden llegar a fin de mes merced a la recaudación por este tipo de prácticas, se quejan amargamente de que su propiedad intelectual está siendo dañada. Se apoyan en el hecho de que todas ellas requieren a sus usuarios que acepten previamente una serie de condiciones, entre ellas no alterar el software.

Kazaa por ejemplo, una de las compañías más atacadas por su poco respeto a la privacidad, prohibe expresamente en su licencia \”practicar ingeniería inversa, decompilar, desamblar, alterar, duplicar, modificar, alquilar, sublicenciar, hacer copias, crear programas derivados de este, distribuir o proveer a otros con el KaZaA Media Desktop Software entero o en parte, o transmitir la aplicación mediante una red\”.

Los que más se están divirtiendo observando este rifirafe desde la barrera son precisamente los principales defensores de los derechos de autor, que tanto se han quejado de la práctica de estas empresas que ahroa se sienten tan dañadas. Un buen ejemplo es la declaración de Amanda Collins, portavoz de la Recording Industry Association of America (RIAA), que aseguró con más ironía que otra cosa: \”Es refrescante ver que ellos están interesados en luchar por la propiedad intelectual\”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios