BAQUIA

Napster existirá más allá de Napster

La atención que está acaparando en los últimos meses de 2000 el pacto entre Bertelsmann y Napster oculta un hecho patente desde hace tiempo. Los usuarios no necesitan a Napster, la compañía, para mantener vivo al fenómeno Napster.

En enero de este año un ingeniero llamado David E. Weekly, utilizó ingeniería inversa (práctica prohibida en EEUU) para descifrar el protocolo de los servidores Napster. En otras palabras, es como si una persona intentase descifrar las reglas del póker mirando una partida. Una tarea difícil que completó con éxito.

Un proyecto abierto

La comunidad Source Forge está dedicada a promover el uso del código abierto y facilitar herramientas a los programadores. Allí tuvo cabida inmediatamente el proyecto OpenNap. Basándose en las averiguaciones de Weekly, programadores desinteresados terminaron el trabajo.

El resultado es un servidor compatible con Napster con código abierto, al alcance de cualquiera que lo desee instalar en su servidor. Funciona en Windows, Linux o UNIX.

Con la documentación del proyecto OpenNap cualquier programador puede crear su propio sustituto de Napster

Con la documentación del proyecto OpenNap cualquier programador puede crear su propio programa cliente, es decir, un sustituto de Napster. De hecho hay una larga lista de programas alternativos, como KNapster, para Linux, o NapAmp, una extensión del reproductor Winamp que le permite buscar y descargar canciones.

Mejor que el original

Los clientes y servidores de OpenNap presentan varias ventajas frente al servicio oficial. Para empezar, además de los archivos de música, se pueden intercambiar imágenes, vídeo o cualquier otra cosa.

Otra ventaja: los servidores Openap de distintas redes, como MyNapster, pueden comunicarse entre sí. Cuando un usuario de Napster se conecta a la red oficial de la compañía, lo hace a un solo servidor aislado de los demás. Por eso la disponibilidad de las canciones es variable.

En la red MyNapster todos los servidores se comunican entre sí

Sin embargo, en la red MyNapster, que dispone de su propio programa cliente, todos los servidores se comunican entre sí. No sólo eso, sino que también son compatibles con los servidores oficiales de Napster y tienen acceso a todos ellos para buscar canciones.

Hasta utilizando el programa Napster se pueden hacer trampas. Con una utilidad llamada Napigator es posible seleccionar el servidor con el que se desea conectar, de cualquier red. Con otra utilidad llamada Wrapster se pueden intercambiar archivos de cualquier formato.

Leyes que no se pueden aplicar

Existen otras alternativas a Napster que no son compatibles con su protocolo. Entre ellas se encuentran los famosos sistemas FreeNet y GNutella, que han sido en ocasiones presentados como los sustitutos de Napster.

En Napster, las búsquedas de canciones se realizan a través de un servidor central, aunque las transmisiones se realizan entre las máquinas de los usuarios. Los sistemas como GNutella son auténticas conexiones entre iguales (peer to peer) porque y al contrario que Napster, no necesitan servidor.

No se puede perseguir a varios millones de usuarios anónimos

Esto les libra de posibles inconvenientes legales. No se puede perseguir a varios millones de usuarios anónimos que ni siquiera utilizan un centro de servicios. Sin embargo, todavía tienen inconvenientes técnicos y su desarrollo está siendo mucho más lento de lo esperado.

Si en unos pocos meses crece el número de los servidores compatibles con Napster, que además estarán conectados entre sí, como ocurre en las redes IRC de charla, lo que haga Napster Inc. con su red dejará de ser importante.

Temas relacionados:
  • David Weekly: The Napster Protocol
  • MyNapster FAQ
  • OpenNap

  • Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios