BAQUIA

Napster se deshace del programa con el que inició la revolución

El olor que desprende Napster cada vez se parece más al de un cadáver en descomposición. Los movimientos de la compañía para mantenerse de pie haciendo equilibrios entre la persecución judicial, la estampida de los usuarios y la búsqueda del sistema definitivo (que permita intercambiar archivos libres de copyright por que sí y sujetos a éste pagando), de momento no han llegado a buen puerto.

El pasado viernes lanzó una nueva versión de su programa de intercambio de ficheros mp3 (2.0 de la beta 10.3) que se suponía que contaba con tecnología para identificar las canciones sin margen de error utilizando una representación digital del sonido. Esto que suena tan sofisticado en teoría iba a servir para que las miles de canciones que han sido bloqueadas por la utilización de filtros demasiado bestias (en su afán por perseguir los temas sujetos a derechos de autor se ha llevado por delante temas \’liberados\’), volviesen a estar disponibles.

Sana intención para tratar de recuperar a los miles de usuarios que en el frente musical tiran el fusil inservible (Napster) y cavan otras trincheras y se pertrechan con nuevos modelos de ametralladoras (AudioGalaxy). Pero, en este caso, la intención no es lo que cuenta: los últimos napsterianos —quedan unas 1.600 canciones disponibles en el servicio, pocas más de las que tiene en el dico duro un veterano del mp3— afirman que con la nueva versión no se encuentran más canciones, sino todo lo contrario. Para acabar de arreglarlo, la compañía creada por Shawn Fanning va obligar a pasar la ITV a todos los programas: o se actualizan o no sirven.

El deseo de Napster es conducir a su menguado rebaño hacia un nuevo producto en el que al final incluya la terrible opción: \”¿Quiere escuchar este tema?… Prepare la VISA\”. La realidad es que el pasado febrero los usuarios compartían una media de 220 archivos musicales, que ahora se han convertido en 1,5.

  • En News.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios