BAQUIA

No es fácil ser ecológico

Es relativamente sencillo encontrar hoy en día papel reciclado, o cosméticos y coches que no dañan el medio ambiente. Los supermercados están llenos de productos ecológicos y en muchas casas se separa la basura en diferentes recipientes para reciclarla.

La sociedad está cada vez más comprometida con los temas medioambientales, ahora que la sombra del cambio climático planea más negra que nunca. Pero, ¿qué pasa con los productos tecnológicos?

La verdad es que si alguien está buscando comprar un ordenador o un móvil ecológicos, lo va a tener bastante complicado. A pesar de que ha habido intentos por parte de la industria informática de llevarse mejor con la naturaleza, estos esfuerzos parecen de momento insuficientes, más que nada porque las empresas no quieren implicarse directamente en este tema.

De momento son escasos los programas que por parte de algunas marcas pretenden contribuir, de alguna manera, a la conservación del medio ambiente, y de paso, lavarse un poquito la cara.

Es el caso, por ejemplo, de Dell y su programa Plant a Tree For Me, que permite hacer una pequeña donación a dos organizaciones ecologistas al comprar un portátil o un PC de esta marca.

También hay algunas tiendas en Estados Unidos que están empezando a integrar programas de reciclaje de productos electrónicos que ya no se quieren, como teléfonos, baterías y otros productos.

Pero si lo que quiere uno es adquirir un producto nuevo, elaborado con materiales de baja contaminación y que respete el entorno, la cosa no es nada fácil. Lo cierto es que es mucho más sencillo modificar los procesos de elaboración de productos menos complejos, como por ejemplo los productos del hogar, que no de los tecnológicos.

Pero el verdadero temor de los fabricantes es el riesgo de obtener peores resultados de funcionamiento, algo que ni los consumidores de productos tecnológicos, ni los productores quieren sacrificar.

En una encuesta elaborada por PC World, el 49% de los 191 encuestados dijo que comprarían aparatos electrónicos si haciéndolo tuvieran garantías de que el rendimiento y el funcionamiento serían los mismos. Esto supone un obstáculo para las empresas que no quieren arriesgar, de momento, por miedo a cometer posibles errores.

Pasado mañana se celebra el Earthday, el día en el que se pretende concienciar a todo el mundo de la necesidad de actuar para frenar los problemas medioambientales. Seguro que aparecen nuevas propuestas para que la tecnología sea un poco más limpia.

Y es que ya lo cantaba la rana Gustavo: \”No es fácil ser verde\”.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios