BAQUIA

No se distraiga al volante

Es época de vacaciones y, desgraciadamente, los accidentes de automóvil son habituales. En muchos casos la causa principal es la distracción del conductor. Hace unos días leíamos el caso de una conductora norteamericana que fue detenida por la policía por conducir a 110 kilómetros por hora, cuando la velocidad máxima en EE.UU. es de 90. Hasta aquí puede leerse como un caso habitual que se podría dar en España. Nos causa una especial sensación la lectura del resto de la noticia.

Al parecer, dicha conductora iba \”dando de mamar a su bebé, hablando por teléfono móvil y, de vez en cuando, tomando notas

\”. Con semejante versatilidad, cuando salga de la comisaría tal vez se encuentre con docenas de ofertas de trabajo…

Sin embargo, en un reciente artículo de CNN.com se comenta que el hablar con el móvil no es ni la más frecuente ni la única distracción de los conductores. Citando un estudio que se puede consultar online en el enlace que facilitamos, la CNN nos habla de que, en la mayoría de los casos, las distracciones son producidas por buscar cosas en el coche mientras se conduce, sintonizar una emisora en la radio e incluso comer y beber mientras se circula. Aunque esta última costumbre sea más bien americana y producida por su estilo de conducción en las grandes autopistas, está claro que el móvil, siendo todo lo culpable que se quiera, no es ni la única ni -como demuestra el estudio- la principal causa de la distracción de los conductores.

A medida que los conductores consiguen mayor experiencia y se sienten más relajados en su conducción, se tiene la tendencia natural a dedicar el tiempo de conducción a otras actividades que, en la mayoría de los casos, son una causa clara de accidentes.

En EE.UU. muchos estados federales están incluyendo normas de obligado cumplimiento para los conductores que recogen estas experiencias y recalcan la necesidad de concentrarse al 100% cuando se está al volante.

Nos tememos que la conducción en ciudades, cada día más bloqueadas y con frecuentes paradas, sea un impedimento para que los conductores se apliquen a lo que hacen. Cada parada ofrece docenas de oportunidades de distracción. Desde el vecino en el coche de al lado echando una bronca a su mujer, pasando por el que está hablando con su perro…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios