BAQUIA

Nueva alianza para permitir la descarga gratuita de canciones

La Industria del cine y de la música no lo van a tener sencillo en su batalla por erradicar la piratería de Internet. Varias compañías de telecomunicaciones y ordenadores están uniendo sus fuerzas para modificar la forma en la que las discográficas cobran a los músicos y otros distribuidores de contenidos por \’colgar\’ canciones en Internet. El grupo contará con la presencia estelar de Kazaa, el programa de intercambio de ficheros musicales y películas que, sólo en el mes de abril, registró 1,4 millones de nuevos usuarios.

Este nuevo movimiento surge como reacción a la propuesta lanzada por varios senadores estadounidenses para obligar a los fabricantes de computadoras y proveedores de servicios de Internet a implantar tecnología anticopia en sus productos. La propuesta, que no ha sentado nada bien entre los afectados, ya ha tenido su contestación. Liderados por Verizon Communications y la influyente Asociación de Comercio Tecnológico, el grupo ha puesto encima de la mesa una propuesta con la que pretenden que la descarga de canciones en Internet pase a ser algo tan legal como escuchar una canción en la radio.

\”Llevamos varios años con este problema y hasta ahora no se ha mejorado nada\”, ha señalado Will Rodgers, representante de la Computer and Communications Industry Association (CCIA), en la que participan compañías como Oracle, Sun Microsystems, Yahoo y Verizon. \”Debemos reconocer lo que la tecnología puede y no puede conseguir\”, matizó.

Aunque la idea está en su primera fase de desarrollo, podría suponer un cambio de escenario en la lucha que enfrenta a las cinco principales discográficas del mundo y Hollywood contra los defensores a ultranza de la Red como símbolo de la libertad y el gratis total.

En cualquier caso, si la propuesta saliera adelante, no significaría que los usuarios pudieran bajarse canciones a tutiplén si pagar un céntimo, como sucede hoy con Kazaa, Morpheus o Audiogalaxy. El sistema que proponen sería más parecido al que rige actualmente en las radios. Éstas seleccionan una canción y luego pagan un canon por su emisión. Por eso, los responsables de asumir las correspondientes tasas serían, en el caso de la distribución de música o películas, los propios programas de intercambio de ficheros.

Aunque esta fórmula garantizaría el pago de los correspondientes derechos de autor, ni a la RIAA (representante de las discográficas) ni a Hollywood les acaba de gustar. Y es que, a su juicio, sería una forma de perder el control sobre la distribución de la música online.

Por eso, el grupo que ahora pretende acabar con unas fórmulas de cobro anquilosadas, se ha sacado un nuevo de la manga: proponen crear la Intellectual Property User Fee (IPUF), que velaría por asegurar el pago a las discográficas y artistas de las canciones que un Internauta descarga de la Red. Los usuarios desembolsarían una compensación a los artistas a través de la compra de CDs grabables, \’tostadoras\’ u ordenadores, exactamente el mismo modelo que se empleó con las cintas de casete vírgenes hace ya varios años.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios