BAQUIA

Nuevas vías de ingresos para las páginas de contenidos España

La mayoría de los usuarios no pagarán por información generalista que se pueda conseguir fácilmente a un click de distancia, pero sí parece que pueda estar dispuesta a pagar por cierto tipo de información especializada, especialmente si es aplicable en su trabajo. El negocio de difusión de información general es más difícil de rentabilizar, a no ser por ingresos publicitarios.

¿Por qué contenido y cuánto cobro?

Las mayores dudas de los medios en Internet no surgen entre cobrar o no cobrar por los contenidos, sino de por qué tipo de contenidos, y cómo y cuánto cobrarán. Porque lo importante ya no es conseguir tráfico, sino rentabilizarlo ya que la realidad actual es que la mayor parte de la páginas electrónicas sigue estando en déficit: sólo un 17% de ellas generan beneficios. En Europa, un 71% de las páginas pierde dinero, en América Latina un 58%, y en América del Norte un 35%.

  • Los usuarios no parecen muy dispuestos al pago por contenidos pero entre aquellos por los que están más dispuestos a pagar los usuarios europeos destacan: la música (16%), los conciertos en vivo (5%), noticias deportivas (5%), información financiera (5%), salud (4%), videos online (3%) y juegos (3%).
  • En 2001, el 70% del gasto de los usuarios europeos en contenido fue a parar a contenidos para adultos, mientras que el resto de los ingresos fueron generados por juegos, servicios financieros y noticias económicas.

Más información en Disposición de los usuarios ante el cobro por contenidos

Diferentes tipos de clientes, distintas clases de ingresos

Existen tres grupos diferentes de posibles clientes de los futuros servicios de pago:

  • Suscriptores tradicionales (off line). Suscriptores actuales de la edición de papel del medio que deseen adquirir productos o servicios de la edición digital. Sin embargo, el impacto de estos suscriptores tradicionales en el negocio online de los periódicos está siendo limitado porque, aunque la mayoría saben que los diarios que leen cuentan con su versión online, sólo un 22,6% accede a la versión electrónica.

    Las cifras de utilización de la versión online por parte de los compradores del diario físico aumentan en diarios con una información actualizada de gran importancia económica (como Expansión, con un 34,8% que leen la versión electrónica) o diarios con gran presencia online y activas campañas del sitio web entre sus lectores (El País, con un 32,7% y El Mundo, con un 32%). La idea es incentivar el uso de servicios complementarios de pago en su versión online.

  • Suscriptores digitales (online). Futuros clientes del medio digital que se suscriban a determinados servicios en línea. La apuesta está en lanzar un catálogo cada vez mayor de servicios específicos, realmente útiles que permitan comenzar la difusión de una idea clara: los servicios de calidad cuestan dinero.
    • Consulta de hemeroteca. Ejemplos de ello son ABC o Expansión, con opciones de pago por consulta o la posibilidad de suscribirse. En Estados Unidos ya se han realizado estudios sobre su utilidad como fuente de ingresos y los resultados fueron muy pobres. A pesar de que la mayoría de los diarios estadounidenses contaban con sistema de cobro por artículos de sus archivos, el 60% no llegaba a ganar más de 500 dólares al mes por este concepto.
    • Servicios de valor añadido personalizado (noticias a la carta, contenidos personalizados para dispositivos wap, alertas financieras, resultados, etc).
    • Ediciones especiales, como el periódico vespertino de El Mundo, que puede descargarse a través de un micropago del móvil.
    • Suscripción al periódico físico online, como hace la Vanguardia. Aunque esta opción no tenga éxito, los estudios demuestran que la presencia en Internet favorece las ventas de la publicación en la calle. Según la Asociación Mundial de Periódicos, los diarios que poseen página web aumentaron su difusión un 0,6% con respecto a aquellos que no la poseen, por lo que la decisión de cerrar los contenidos en su mayor parte puede perjudicar a la parte física.
    • Las suscripciones a un contenido online puede ser otra solución pero, según las experiencias investigadas en Estados Unidos, no han tenido demasiado éxito. Sólo un 12% de quienes están pagando se sienten cómodos con esta fórmula y no la abandonan por otras opciones.

  • Usuarios de sistemas de pago por móvil. Futuros clientes, que no sean suscriptores del medio tradicional, ni suscriptores online y que adquieran servicios en línea a través del sistema de pago por móvil.

    Según Jupiter, es el contenido para móviles el que disfrutará de un mayor éxito por encima del PC. Si en 2001 los ingresos por contenidos para móviles facturaron en Europa 590 millones de euros (2.233 millones de euros en 2004), para los ordenadores sólo se facturó 252 millones de euros. La mayor parte de los ingresos a través de móviles vendrán por servicios tales como la venta de tonos, logos, alertas en SMS, la utilización de mensajes multimedia y las tarjetas de felicitaciones personalizadas.

Sin embargo, no todos podrán lograr suficientes beneficios a través del cobro por contenidos. Forrester, clasifica a los medios digitales en tres grupos diferenciados: los enfocados al cobro por contenidos, los que buscan crear relaciones exclusivas con sus clientes y los que se limitan a crear marca.

La mayoría de los medios, imposibilitados para cobrar por el contenido, deberán inclinarse por cualquiera de los dos últimos grupos y por fuentes de ingresos indirectos como la publicidad, esperando su pronta recuperación.

Más información en El desafío de los modelo de negocios basados en contenidos

Las fuentes consultadas para la elaboración de este informe aparecen mencionadas como "Otras fuentes"

Temas relacionados:
  • Asociación Mundial de Periódicos
  • Asociación Usuarios de Internet
  • Forrester
  • Jupiter Media Metrix
  • Pew & American Life Project

  • Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios