BAQUIA

Oleada de demandas por las descargas de música y películas

Crece la oleada de demandas contra los usuarios que descargan música y películas en Internet. La Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI) ha demandado a 963 internautas en once países de Europa y Asia que se dedicaban a descargar música y compartirla en la Red con más gente.

Este organismo recuerda, en tono amenazante, que 248 personas ya han tenido que hacer frente a las consecuencias de demandas legales en Europa -algunos recibieron multas superiores a los 3.000 euros-. Y, en todo el mundo, más de 11.500 personas afrontan juicios por este motivo. Según IFPI, su campaña para acabar con la piratería musical está teniendo impacto, ya que, por ejemplo, Kazaa tiene un 45% menos de usuarios.

John Kennedy, presidente de IFPI, ha señalado que \”un año de demandas presentadas para paralizar el robo de música no es un aniversario particularmente alegre, pero cuando se observa el impacto que ha tenido la campaña durante el año pasado, hay razones para ser optimista\”. Kennedy añadió que \”la gente de toda Europa debe tener claro que bajar música registrada en esos servicios de compartir archivos va contra la ley, afecta a empleos, inversión en música y vidas y lleva consigo el riesgo de multas\”.

Mientras, en EEUU la industria discográfica interpondrá demandas contra centenares de estudiantes acusados de distribuir de manera ilegal música y películas a través de Internet2, cientos de veces más veloz que Internet y que conecta a las principales universidades del país con el objetivo de acelerar la investigación académica. Baste un ejemplo: investigadores de Internet2 han probado que son capaces de trasvasar una copia de calidad de Matrix en medio minuto, mientras que en la Red se puede uno tirar hasta 25 horas.

En concreto, la Asociación de la Industria de la Grabación de EEUU interpondrá demandas por violación de derechos de reproducción contra 405 estudiantes (necesita registro) de 18 universidades. La RIAA asegura que algunos estudiantes estaban compartiendo de manera ilegal a través de Internet2 unos 13.600 archivos de música, mucho más que la mayoría de los usuarios de Internet, y que la cifra media de canciones ofrecidas ilegalmente por los estudiantes es de 2.300 por cabeza.

Tradicionalmente, las instituciones académicas estadounidenses han sido un punto de distribución de archivos de todo tipo, pues los estudiantes suelen aprovechar la velocidad de la conexión para enviar y recibir ficheros de gran tamaño.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios