BAQUIA

OpenBC ya vale 160 millones de euros

Que Europa no es Estados Unidos lo sabemos todos. Sin embargo, el éxito de la salida a Bolsa (Frankfurt, XETRA) de la red social OpenBC (ahora XING), líder en el entorno de negocios, alcanzando una capitalización inicial de casi 160 millones de euros, demuestra que puede haber proyectos ganadores en nuestro viejo continente.

Lars Hinrichs, buen amigo y CEO de XING, ha conseguido, en menos de 4 años pasar de cero a 1,5 millones de usuarios. El 13% de los mismos son usuarios de pago. Pagamos menos de 6 euros al mes por acceder a todas las prestaciones de XING. El 87% restante también son usuarios activos, pero carecen de acceso a algunas de las prestaciones que tenemos los miembros de pago.

Me han preguntado alguna vez: “¿Qué hago en una red social? ¿Por qué pagar si la mayoría de las prestaciones son gratuitas?” Les contesto que quien algo quiere, algo le cuesta, y que, en general, el hecho de ser un usuario de pago presupone que eres alguien que está en la red para sacarle partido. Eso es una buena noticia si estás buscando alguien con quien hacer negocio.

Por una cantidad módica al mes tengo acceso a 1,5 millones de profesionales que tienen claramente expresadas en su perfil las características de lo que están buscando. Encuentro un contacto en Frankfurt que me cuenta cómo funciona allí un sector que me interesa y del que él es parte integrante. Puedo organizar un viaje de negocios a Francia, Alemania e Inglaterra sin salir de XING. Me ahorro mucho trabajo y puedo realizar mucho del mismo antes del viaje.

El problema de las redes sociales es que hay demasiadas y, sin embargo, faltan muchas. Una red social es fundamentalmente local, pero si no tiene la perspectiva global no vale gran cosa. Combinar ambos conceptos, traducirla a varios idiomas y crear actividad entre todo el conjunto es una labor diaria que XING ha hecho muy bien.

Hay quizás más gente en Linked in, pero la mayoría está muy volcada en EEUU. XING ha sabido cambiar conceptos norteamericanos de éxito por sus equivalentes europeos y adaptarlos a cada país. Bill Lao, otro buen amigo, miembro del consejo supervisor de la compañía, ha sabido introducirles en China, Japón y Corea, y ahora el que no sepa rentabilizar una inversión tan pequeña es que no tiene negocio internacional alguno.

Poco a poco, la comunidad se irá abriendo a nuevos conceptos. De momento, ya son unos expertos en organizar reuniones físicas de sus miembros en las distintas ciudades en las que han conseguido una masa crítica de usuarios y amigos. Han llegado a acuerdos con Skype y ahora, además de comunicarte por correo con sus miembros, lo puedes hacer vía Internet, hablando a coste cero con cualquier parte del mundo. Con China funciona, pero la comunicación es todavía de baja calidad. Sirve para preparar una visita, pero no para una seria discusión de negocios.

Con la mayoría de los demás países, especialmente en EEUU y Europa, la comunicación es muy buena, y se puede sustituir el teléfono normal en muchas ocasiones.

El éxito de XING está basado, sobre todo, en la comprensión de su público objetivo. Tanto Lars como Bill son grandes generadores de red. Donde un ejecutivo normal tiene un par de cientos de contactos, ellos tienen varios miles. La necesidad de cuidarlos y mantener tantos vínculos les hizo trabajar juntos desde su encuentro en un viaje en helicóptero de Niza a Montecarlo. Su fórmula ha sido sencilla: buscar en cada país gente como ellos para que estuvieran en el centro de su actividad. Ellos son los que han hecho que la red sea hoy lo que es.

A la gente le preocupa la privacidad y eso es algo muy importante en una red social. Todos los miembros tienen una información abierta de quién son y qué hacen, muy superior a lo que explicarían a alguien que conocieran en la calle. Por eso XING tiene unas normas de urbanidad que sigue a rajatabla. No se puede hacer promoción abierta de ningún producto. Sólo se puede uno dirigir a quien esté dispuesto a escucharle, y se trata de forma severa cualquier intento de spam entre miembros de la comunidad.

El gran secreto de un proyecto de éxito es su ejecución. Lars ha sabido rodearse de un equipo directivo que, desde Hamburgo, controla el amplio imperio de XING con guante blanco y disciplina férrea.

¿Para cuando eConozco y Neurona en Bolsa?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios