BAQUIA

Ordenadores cariñosos

La revista alemana Der Spiegel publica una entrevista a la científico Rosalind Picard, que dirige en el MIT el proyecto Affective Computing, orientado a dotar a los ordenadores la capacidad para \”sentir\” el estado de ánimo de sus usuarios y reaccionar de la forma más acorde posible.

¿Se trata de conseguir que los ordenadores emulen los sentimientos humanos? La respuesta de Rosalind es clara: \”No, en absoluto, los sentimientos humanos no tienen nada que hacer con los ordenadores. Lo que mi grupo pretende es conseguir programar en los ordenadores modos de operar que consigan resultados como los que nosotros conseguimos con la intuición sobre un tema o la medida que tomamos con tan solo una mirada\”.

Obviamente, los ordenadores no tienen estómago ni ojos. Eso precisamente es lo que se pretende modificar a través de sensores especiales instalados en los ordenadores. Por ejemplo, alguno de los ordenadores con sensibilidad siguen los movimientos del ojo humano y la expresión de su cara a través de cámaras especialmente equipadas para ello; otros analizan el pulso, la respiración o cómo canta su usuario. Por supuesto que no es posible medir las emociones, pero sí las reacciones físicas que éstas provocan en la persona, sobre todo en conjunción con la ira, el miedo o la curiosidad.

Está por ver la utilidad de este tipo de ordenadores, que Rosalind se niega a degradar a aplicaciones de seguridad nacional. Algo que por otra parte ya se ha intentado. Según la profesora, su investigación no tiene nada que ver con la utilidad de un detector de mentiras.

Una aplicación concreta de los desarrollos en los que está trabajando es un sistema que sigue el comportamiento de los espectadores de una película. Por sus reacciones puede descubrir cuáles les gustan más, y recomendar nuevas películas que tengan que, probablemente, cause el mismo efecto en el público.

El problema es que nuestra media naranja utilice este sistema para saber si la película que ha elegido, realmente nos ha gustado o no…

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios