BAQUIA

Pago por el móvil en España: comienza la batalla

El sorprendente anuncio de la unión de las plataformas de pago por el móvil del BBVA y del BSCH, Movilpago y Pagomóvil, ha vuelto a traer a la actualidad el tema del cobro a través de celulares, que en España es aún muy minoritario aunque promete ser un buen negocio. Con el nacimiento de esta nueva empresa se crea un fuerte entramado que pretende imponerse sobre otros sistemas alternativos.

Sin embargo, las cosas no le van a resultar fáciles. El fruto de la unión de los dos gigantes, que aún no está operativo, tendrá que competir con el Paybox de Deutsche Bank (ya extendido en Europa), con la plataforma de Visa y La Caixa y con la de la CECA que ya han comenzado a funcionar. Aún así, los analistas de KPMG opinan que en plazo de cuatro o cinco años en España sólo quedarán dos estándares, por lo que la batalla y las integraciones van a estar a la orden del día en los próximos tiempos.

Una fusión forzada por las circunstancias

Lo cierto es que, pese a las buenas perspectivas que ofrece fusión de los dos mayores bancos españoles para este negocio, la integración de estas dos plataformas aún es sólo un proyecto. Ni Pagomóvil, creada por el BSCH y Airtel, ni Movilpago, fundada por el BBVA y Telefónica, tienen a día de hoy ninguna operatividad en el mercado. Simplemente no existen y se espera que no funcionen hasta finales de 2001 o principios de 2002.

Ambas entidades anunciaron el pasado verano a bombo y platillo su entrada en el negocio del pago por el móvil. En ese momento, cuando aún se vivía la resaca de la euforia de Internet, adelantaron (como todo lo que se hacía entonces) la inversión de miles de millones en este nuevo negocio, que iba a traer mayor seguridad a los sistemas de pago e iba a facilitar las compras por Internet. Hoy se sabe que Molvilpago ha invertido ya unos 8.000 millones de pesetas de los 20.000 que prometió, una cantidad muy superior a la que han dedicado el BSCH y Airtel, pero aún no se conoce exactamente cómo van a funcionar su sistema.

Un año más tarde, estas apuestas no se presentaban tan fructíferas como parecía en un primer momento. La puesta en marcha de los sistemas no es fácil y en estos meses han entrado en España proyectos ya extendidos en Europa como el Paybox de Deutsche Bank y se han puesto en marcha otros autóctonos. Si tenemos en cuenta que contar con una masa crítica de clientes es fundamental para rentabilizar un sistema de este tipo, la unión parecía lógica.

Además, el Tribunal de Defensa de la Competencia ha mirado con lupa a estas plataformas y ya había obligado a Pagomóvil a abrir su accionariado a la competencia. Por todo ello, los directivos de las cuatro compañías se han visto abocados a un acuerdo sin precedentes: los eternos rivales de la banca y de las telecomunicaciones han emprendido un proyecto juntos. Si esto fuera poco, cada vez se están uniendo más entidades. En las últimas semanas se han sumado Banesto, Banco de Sabadell y Caja Madrid.

La nueva empresa ha dejado la puerta abierta a la incorporación de todas las operadoras y bancos que lo deseen. En este momento ya están presentes Telefónica, Airtel, Amena (que pertenece al consorcio AUNA en el que participa el BSCH) y Xfera, que ha entrado recientemente. Entre las cuatro se reparten, a partes iguales, el 40% del capital. En cuanto a las entidades financieras, BBVA, BSCH, Banco Popular, Banco de Sabadell, Banesto y Caja Madrid, tendrán otro 40% y el 20% restante lo tomarán probablemente varios sistemas de pago con tarjetas: 4B, Euro 6.000, Sermepa…

Otros actores con oportunidades

Sin embargo esta plataforma, pese a la potencia de sus impulsores y de la agregación de otros importantes bancos y todas las operadoras, no lo tiene todo ganado. Cuando parecía que todo estaba a su favor, una de las mayores entidades del país, La Caixa, que ya viene operando desde noviembre con un sistema de pago por móvil propio, Caixamóvil, rechazó el ofrecimiento de entrar en la plataforma de los bancos. Al mismo tiempo anunció que se vincularía al sistema de Visa, que también lleva un tiempo en funcionamiento. Caixamóvil sólo puede usarse en los comercios a los que está asociado (actualmente 500 de comercio electrónico) aunque en breve se ampliará también a los tradicionales.

No obstante, el enfrentamiento de La Caixa no es frontal con los grandes bancos. Visa comenzará a utilizar el sistema del BBVA y el BSCH en cuanto éste entre en funcionamiento. Así, los analistas estiman que a principios del próximo año la entidad catalana entrará a formar parte de la citada plataforma o si no lo hace, serán compatibles entre ellas.

Desde Noviembre de 2000 viene funcionando en España Paybox, el sistema implementado por el Deutsche Bank. Éste funciona ya con éxito en cinco países europeos, por lo que su introducción daría la posibilidad de realizar pagos internacionales. El objetivo de sus creadores es que se convierta en un estándar internacional de pago a través de móvil y a día de hoy es el sistema más extendido con 260.000 usuarios en Europa. Además es un sistema de pagos universal, ya que se puede utilizar desde móviles de cualquier operadora.

En este momento Paybox negocia la entrada en su accionariado de un socio local español con el fin de asentarse en el país. La entidad ha confirmado que mantiene negociaciones con varias entidades financieras españolas para que tomen el 40% del capital. Paybox sería una buena alternativa para bancos medianos (como el Zaragozano o el Pastor) que aún no se han encajado en ninguna plataforma y que evidentemente tendrán que ofrecer en breve a sus clientes este sistema de pago a través de celular. Si esto finalmente ocurriera, Paybox se convertiría en la mayor competencia de los grandes bancos.

El Deutsche Bank espera tener a finales de este año 300.000 clientes en España y un millón en Europa. Desde su entrada en España ha logrado importantes acuerdos comerciales con diferentes cadenas de tiendas y está presente el una red de mil establecimientos virtuales y 5.000 tradicionales.

La Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) también ha desarrollado su propio sistema de pagos móviles sólo que no a través del celular sino de la agenda electrónica. Para ello ha llegado a un acuerdo con el fabricante de PDAs Palm. El sistema está aún en pruebas por lo que se desconocen sus posibilidades. No obstante, se puede convertir en un importante competidor teniendo en cuenta que las cajas de ahorro controlan en España el 50% del sistema financiero.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios