BAQUIA

Patrullero Gadget, Cartier-Bresson de la Era Digital

Nikon, el número uno de la fotografía profesional con permiso de Canon, no quiere dejar al aficionado a la fotografía en manos de otros. Y al aficionado, de un tiempo a esta parte, le pone lo digital. Pero Nikon debe recargar las pilas si quiere alcanzar a los líderes del mercado, Sony, Olympus y Kodak.

Por eso sigue trabajando en nuevas máquinas que corrijan las versiones anteriores. A España ya ha fletado dos nuevos modelos, una para nosotros, la CoolPix E-4500, y otra réflex digital (CoolPix E-5700) para los profesionales o para quien pueda permitírselo.

Dos tallas nuevas de Nikon

La CoolPiX E-4500 es otra vuelta de tuerca al cuerpo giratorio de los modelos CoolPix 900, 950, 990 y 995. El principal cambio viene con la resolución: los 4 megapíxeles (MP), que dejan lejos los 3,1 de la 995, nos devuelven unas imágenes de 2.272×1.704 píxeles. El propietario de una 995 se puede ahorrar el resto de novedades (no así el de modelos anteriores).

La resolución es muy importante, pero ¿qué más pide un aficionado? Básicamente, facilidad de uso y que no se le acaben las pilas. Pues bien, Nikon jugó al principio un carta equivocada: el excelente diseño y las decenas de posibilidades perdían brillo cuando al encender la pantalla TFT las pilas (AA estándar) se volatilizaban. Además, sus \”tiempos\” (encendido, apagado, enfoque, disparo…) dejaban bastante que desear.

    Más características
  • 130x73x50 mm; pesa 360 gramos
  • Zoom óptico 4x (equivalente a un 38-155 mm)
  • Pantalla LCD TFT de 1,5 pulgadas con control de brillo
  • Conexión USB y salida de vídeo PAL
  • Tarjeta Compact Flash (compatible con MicroDrive IBM)

Ahora, la batería de iones de litio recargable da más opciones para jugar con el pequeño joystick que sustituye al multiselector, y elegir entre los 16 modos de escena y las cinco posiciones del flash incorporado. También puede grabar vídeos con sonido (35 segundos). Nikon ofrece al aficionado la posibilidad de hacer mucho más que apuntar y disparar. Digamos que las digitales de Nikon echan un poco de menos a sus primas con negativo. La E-4500 será suya tras desembolsar poco más de 800 euros.

Si quiere más todavía, la CoolPix E-5700 llega hasta los 5 MP (2.560×1.920 píxeles en máxima resolución). Esta cámara para, digamos, grandes aficionados (ya que para profesionales con posibles están las D1X/D1H), es una réflex compacta y ligera (de aleación de magnesio) que ofrece una sensibilidad equivalente a entre 100 y 800 ISO. Además de balance automático de blancos, sistema de medición matricial de 256 segmentos, foco automático de 5 zonas, flash con control D-TTL, zoom óptico de 8 aumentos… Y vale 1.499 euros.

Por cierto, si tiene la mala suerte de poseer una Coolpix 2000, una de las primeras cámaras digitales de Nikon para el aficionado, con número de serie entre 3010001 y 3060980 o entre 3510001 y 3561916, anota este email: [email protected], porque es muy probable que se le derrita entre las manos. Nikon USA ha comunicado que un problema en el circuito de esas unidades podría causar un recalentón en la batería de la cámara, tanto como para que los componentes de plástico se fundan.

Kodak sigue ahí

Desde la DX3215 (1,3 MP por 229,99 euros) hasta la DX4900 (4,0 MP a 649,00 euros), Kodak lleva años haciendo fácil lo difícil. Y no se planta: el fabricante acaba de anunciar dos nuevos modelos de su familia EasyShare.

A finales de agosto se comercializará, desde 179 dólares, la Kodak EasyShare CX4200, para el que quiera apuntar y disparar sin mayores complicaciones y obtener una resolución aceptable (2 MP). Un poco más allá, la EasyShare DX4330 ofrece 3,1 MP a 350 dólares. Diseñada para \”para tomar buenas fotos en condiciones difíciles\”, su principal novedad es una pantalla LCD en la que verá con nitidez aunque le pegue el sol directamente.

No me cabe nada

Da igual que tenga tarjetas de memoria CompactFlash o SmartMedia, siempre faltará espacio, aunque la primera haya llegado a 1GB (a un alto precio) y la segunda ande por 128MB de capacidad.


Por eso en las nuevas cámaras de Fujifilm y Olympus ya no podrá introducir una SmartMedia. Ambas empresas han desarrollado la nueva XD-Picture Card que calzarán sus nuevos modelos. ¿Nueva? Pues sí: este \”sistema de almacenamiento ultracompacto para cámaras digitales\” promete ser el de menor tamaño de su categoría, transmitir los datos a gran velocidad, consumir poca energía y una memoria de hasta 8GB. Vamos, que con un tamaño de 20x25x1,7 mm dejará pequeño su disco duro. Paso a paso: en septiembre estará disponible la de 256MB, y las demás en años posteriores.

Gestión de bits

Kodak, HP, Fujifilm y otros han creado la International Imaging Industry Association (I3A) para desarrollar el Common Picture Exchange Environment (CPXe), un sistema que facilitar la distribución e impresión de fotos por Internet. Pero mientras los fabricantes se ponen de acuerdo, bueno es tener a mano un sistema casero para manejar las imágenes.


Para eso está el DCS 200 de Dazzle, un dispositivo externo que integra captura de vídeo en tiempo real, edición, creación DVD y gestión de fotos digitales. Desde principios de septiembre, y por 299 euros, su dueño podrá mezclar vídeos y fotos de forma sencilla, editar las imágenes con todo tipo de efectos (fundidos, títulos, músicas…) y crear sus películas, presentaciones o álbumes de fotos en formato vídeo CD, DVD o en un archivo para enviar por Internet. Podrá ver todas sus fotos digitales como diapositivas en el reproductor de DVD.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios