BAQUIA

Patrullero Gadget se rodea de Aibos

Evidentemente, tratándose de un gadgetófilo empedernido, la mascota ideal no puede ser uno de esos perritos que no albergan ni un solo chip en su interior, sino los robots de apariencia canina generados por Sony, tan fáciles de cuidar como una lavadora. Caprichos de la tecnología que en pocas semanas sumarán nuevos miembros y abaratarán precios para intentar extenderse por el mundo.

Este gigante japonés va a sumar un nuevo espécimen a su ya nutrida familia de canes autómatas. El recién llegado se llama Aibo ERS-31L, está basado en los jovenzuelos Latte y Macaron y su aspecto es similar al de un bulldog de lata, tiene 200 nuevos comportamientos, capacidad de tomar fotos digitales y un vocabulario de 75 palabras.

Costará 599 dólares, es decir, considerablemente menos que sus hermanos de camada, y estará disponible a partir del próximo 10 de junio. Sigue siendo un capricho caro, pero desde luego es mucho más asequible que los Aibos que han aparecido hasta la fecha.

Pero además de este recién llegado, Sony lanzará una nueva versión de sus cachorros blancos y negros (Latte y Macaron) que se llamarán técnicamente ERS-311B y 312B que incorporarán soporte Bluetooth. También está preparando un modelo posterior que llevará una fina capa de piel sobre la carcasa de plástico. El precio de ambos modelos está por debajo de los 900 dólares.

Por último, Sony también ha aprovechado para remozar sus Aibos ERS-210A y 220A incluyendo un procesador a 384 Mhz que duplica la velocidad de los actuales. Estas versiones mejoradas, se espera que se comiencen a vender a finales del presente mes por 1.170 y 1.400.


ERS-220, alias Terminator, y los cachorros Latte y Macaron

Recuento de viejos Aibos

Excluyendo el primer modelo del tradicional Aibo, ya descatalogado, y hasta que lleguen los nuevos recién llegados, son tres las posibilidades caninas que ofrece Sony.

Por una parte está ERS-210, segunda generación del robot canino original, con más prestaciones y el mismo aspecto, que se puede adquirir por 1.914 euros, IVA incluido. También están Latte y Macaron (ERS-311 y ERS 312), los cachorros de Aibo, por 1.136 euros. Por último, el reciente aguerrido ERS-220, conocido cordialmente como Terminator, y que vale 2.296 euros. Todos se pueden adquirir online en la tienda de Sony desde cualquier parte del mundo.

La compañía nipona ha conseguido colocar 100.000 de esos perros desde que lanzó el primero hace ya tres años. Es de esperar que estos nuevos modelos, mucho más baratos, contribuyan a reavivar el interés (y las ventas) por los robots de consumo más populares del mundo, que estaban comenzando a perder afición.


Un aibo como los de toda la vida

También los perros de lata merecen un ajuar

Al igual que los perros de pelo y babas, los Aibos cuentan con todo un compendio de complementos, desde bolsas de viaje hasta juguetes, pasando por otros más aburridos como recambios, baterías. Y no sólo Sony saca accesorios para su jauría, también otras empresas se están aplicando a ello. Un buen ejemplo es Aibotoys.com, donde tienen un ingenio llamado Tic-T\’Aibo en el que se puede jugar a la rayuela o enfrentarse dos Aibos, o un Aibo y un humano, al tres en raya. Cuesta 120 dólares.

No obstante la mayor novedad relativa a los Aibos no es un cacharro, sino un nuevo software llamado OPEN-R SDK nacido también para incrementar el interés en estos perros artificiales. Se puede descargar, de manera totalmente gratuita a partir del 3 de junio en la página que Sony ha creado a tal efecto.

Se trata de un entorno de programación con el que el propietario de uno de esos bichos con conocimientos informáticos no estará limitado a lo como haya sido programado de serie el robot, y podrá controlar plenamente el comportamiento de su Aibo, enseñándole nuevos trucos, e incluso instándole a maullar.


Un aibo como los de toda la vida

Bowlingual de Takara, perros que hablan

Por último, para los que prefieran los canes tradicionales, pero también gusten de las extravagancias tecnológicas niponas, la empresa Takara ha presentado en la Tokyo Toy Show un dispositivo llamado Bowlingual capaz de reconocer determinados sentimientos como felicidad, frustración o tristeza en los ladridos y convertirlos en frases como \”es suficiente\”, \”estoy un poco aburrido\” o \”vamos a jugar\”.

Sus creadores defienden la utilidad de Bowlingual en aquellos casos en los que, por ejemplo, se va a dejar al animal muchas horas solo, o cuidado por extraños, ya que con este dispositivo se podría saber como se ha sentido el perro en ausencia del dueño, o lo bien o mal que lo han tratado.

Takara está adaptándolo para sea usado también en mininos, sería interesante saber si están estudiando un funcionamiento inverso, es decir, que adapte lo que expresa el amo a ladridos o maullidos.

La compañía responsable de este invento aún no ha especificado cuando se encontrará disponible en las tiendas occidentales, pero si se sabe que su precio rondará los 100 dólares.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios