BAQUIA

Patrullero Gadget y los cachorros de AIBO

Sony, empresa japonesa presente en todos los frentes, ha presentado en sociedad su nueva camada de AIBOs. Las mascotas que todos los enamorados de los gadgets ambicionan, y que muy pocos pueden permitirse.

Latte y Macaron

La división de Sony dedicada a la robótica de entretenimiento ha dado a luz a dos cachorros de lata que se mueven y agradecen las caricias y que responden a los nombres de Latte (el blanco) y Macaron (el negro), ERS-311 y ERS-312, respectivamente, para aquellos que prefieran la denominación técnica.

¿Y qué es lo que pueden hacer estos pequeños robots cuadrúpedos? Pues Sony, después de gastarse una millonada en investigación, ha conseguido que cuenten con 5 \”instintos\” como dormir, cobrar objetos, explorar y jugar, y 5 \”emociones\”: alegría, tristeza, enfado, miedo y decepción. Para manifestarlo emplea distintas posturas y expresiones.

Pero la gran novedad de estos bichos respecto a sus hermanos mayores es que explotan bastante más el reconocimiento de voz. Tanto Latte como Macaron cuentan con micrófonos incorporados en sus orejas que les permiten distinguir y recordar varias palabras, incluyendo el nombre de su amo y el suyo propio (que puede ser cambiado). Cuando el perro entiende la orden, una luz roja se ilumina, pero cuando tiene sueño o está de mal humor puede desobedecer conscientemente. Si está de buen talante acudirá al oír su nombre y el también llamará a su dueño cuando quiera algo.

Además, Latte y Macaron cantarán canciones si se les ordena, y pueden capturar hasta 7 fotografías digitales gracias a que tienen una cámara incorporada cada vez que oigan \”haz una foto\”. También tiene su parte peligrosa… de vez en cuando le gusta memorizar lo que dice su amo y repetirlo más tarde con el mismo tono de voz.

Asimismo, cuentan con una opción de perro guardián. Si tiene este modo de actuar activado, permanecerá dormido, se levantará de vez en cuando para hacer una ronda por la habitación, y fotografiara cualquier objeto en movimiento. Para realizar esta función es imprescindible una fuente suplementaria de energía.

Un AIBO puede comunicarse con otros, ya sean adultos o cachorros, siempre y cuando ambos cuenten con el software AIBO Pal (para los modelos ERS-311 / ERS-312) o AIBO Life, que hay que adquirir de manera independiente.


Un AIBO adulto

Estos bebés de AIBO están diseñados para que su personalidad y sus habilidades cambien y mejoren interactuando con sus dueños. Un AIBO puede ser una mascota encantadora que sepa un buen puñado de trucos o un robotillo displicente y desagradable.

Esta vez los perros de lata son mucho más redonditos y pequeños, como corresponde a su condición de cachorros. Miden unos 20 centímetros y pesan alrededor de kilogramo y medio. Tienen una autonomía de unas dos horas y media, y un botón de pausa para cuando sus propietarios no puedan o no quieran atenderle.

Teniendo en cuenta los dinerales que se llegaron a pagar por sus hermanos mayores, la verdad es que no son demasiado caros. Los primeros AIBOs que aparecieron en Japón en 1999 costaban 2.500 dólares (ahora un AIBO adulto de segunda generación vale unos 1.500), los AIBOs-cachorros valen 850 dólares. Sony comenzará a admitir reservas el 1 de octubre, pero no empezarán a verse por las calles hasta el 27 de ese mes.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios